11 febrero 2012 Tecnología, Todoterrenos / SUV

Aunque en general las marcas japonesas siempre se las apañan para sobresalir en el desarrollo de tecnologías, Mazda acumula algunas de las más curiosas en la industria. Hace pocos años que la firma de Hiroshima decidió implicarse del todo en la reducción de masa en sus productos y, aparte de elaborar la familia de motores Skyactiv más ligeros, se encargó igualmente de encontrar nuevos materiales.

Uno de los más innovadores es una resina específica para ese objetivo creada conjuntamente con la empresa Japan Polypropylene Corporation. Se compone de dos sustancias encontradas tanto en el polipropileno como en la goma. Sus propiedades, unidas, permiten ofrecer una rigidez igual a la de materiales convencionales pero con un 20% menos de masa total.

La primera aplicación en la que Mazda ha usado esa resina es en la construcción de parachoques. Concretamente es el CX-5 el primer modelo que la aprovecha, ganando con ella menores consumos y emisiones. Los parachoques del SUV, al ser más delgados, necesitan menos tiempo de refrigeración en su construcción y, por tanto, gasta menos energía.

La doble capa de resina que los compone también tiene una superficie adherente idónea para las capas de pintura, mientras que su parte interna puede absorber los impactos como cualquier otro parachoques. Mazda tiene previsto seguir utilizando este material en los siguientes modelos que vaya lanzando, aunque seguirá investigando más formas de reducir la masa de éstos.

Fuente | Mazda


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *