18 junio 2008 Compactos, Industria

a-klasse-facelift.jpg

Mercedes-Benz ha revelado recientemente que tiene la intención de ampliar su gama de modelos compactos, y para ello, ha elegido una localidad a las afueras de Budapest en Hungría llamada Kecskemét, para comenzar su producción allí compartiéndola con su planta alemana de Rastatt, en las cuales la marca invertirá más de mil millones de euros para su desarrollo, y que generarán unos 2.500 nuevos puestos de trabajo.

Dieter Zetsche, el jefe del Consejo Directivo de Daimler AG y de Mercedes-Benz, ha declarado que estos nuevos modelos seguirán la filosofía de la firma dotándolos del nivel de calidad, seguridad y confort por la que son conocidos, a la vez que ofrecen compactos económicos y concienciados con la actual situación del petróleo. Además, sirven para captar nuevos grupos de clientes y expandirse a otros mercados.

Dicha ampliación de la oferta de modelos de tamaño reducido se trata de añadir un par de proyectos que tiene Mercedes-Benz a los actuales clase A y clase B, que serían un SUV pequeño con objetivo de quitarle protagonismo al X1 de BMW, y un posible roadster/coupé menor que el SLK que todavía no se ha concretado. Estos modelos irían equipados con los nuevos motores diésel de cuatro cilindros que Mercedes presentará más tarde este mismo año.

Sin duda, se trata de un movimiento astuto por parte de Mercedes ahora que ese género de automóviles cobra protagonismo gracias al auge del precio de la gasolina, y que será útil a la hora de tapar los huecos de una lista que ya era más que generosa de por sí.

Vía | Carscoop


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *