23 enero 2015 Pruebas, Urbanos

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2012

Estos días estamos conociendo a fondo al nuevo Mini, en concreto al Mini Cooper con el nuevo motor 1.5 Turbo de tres cilindros que entrega una potencia de 136 CV. Sobre este propulsor o sobre el comportamiento en carretera del Mini hemos hablado en la primera parte de la prueba, sigue siendo un coche muy divertido al volante.

Ahora en la segunda parte nos toca hablar del diseño exterior, del interior y de los acabados. Porque el coche ha cambiado por completo en esta tercera generación, aunque pese a cambiar por completo, sigue manteniendo esas líneas de diseño típicamente Mini.

Diseño exterior, se renueva por completo pero sigue la esencia Mini

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2015

A nivel exterior poco queda de la generación anterior del Mini, se ha renovado por completo, siendo ahora un coche más largo, con líneas más fluidas y un nuevo frontal que cambia ligeramente con respecto a la anterior generación.

Nueva parrilla de forma hexagonal y nuevos faros, que incluyen la tecnología LED (opcional) para las funciones de luces diurnas y en la parte inferior se encuentran las luces de posición y antinieblas. Lateralmente los cambios son menores, y la personalización sigue siendo el punto fuerte del Mini. Nuestra unidad equipa unas llantas de aleación de 17 pulgadas (opcionales) y unos neumáticos con medidas 205/45 R17.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2013

En la trasera de nuevo apreciamos unas líneas más fluidas y redondeadas que la anterior generación, nuevos faros con tecnología LED situados en los extremos que dan sensación de mayor anchura. El maletero también crece hasta los 211 litros (frente a los 190 litros de la anterior generación).

Diseño interior, pequeños cambios y velocímetro que deja el centro

Por dentro lo primero que notaremos es el cambio de posición del velocímetro, hasta ahora siempre iba en posición central y ahora regresa al lado izquierdo y la esfera central queda sólo para las funciones multimedia.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2003

Cambia y mejora la calidad de los acabados del salpicadero, ahora hay plásticos con un tacto más agradable y de mejor calidad que los de la anterior generación, eso sí, en las puertas la calidad sigue teniendo margen de mejora en un coche de este segmento.

El diseño está presente en todo el interior, desde las esferas de la instrumentación (velocímetro, cuentavueltas y el indicador del combustible que nos lo indica a través de unas luces) hasta la esfera principal que ahora se rodea de luces LED que cambian de color según el modo de conducción que escojamos (verde = green, amarillo = normal, rojo = sport) o dependiendo de la iluminación interior.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2010

La postura de conducción es ideal para los amantes de la conducción, es baja, con unos asientos que sujetan perfectamente el cuerpo, mientras que la visibilidad es correcta sin más (el cristal delantero no es muy grande y la visibilidad trasera es justa). Nos ha gustado el detalle de contar con dos parasoles para el conductor, uno el típico y otro en el lado izquierdo donde suele ir el asidero.

Ahora los mandos de las ventanillas van en las puertas (no en el centro como antes) pero para encenderlo si optamos por el sistema sin llave, entonces si que lo haremos desde un botón situado en la zona central.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2007

Dispone opcionalmente, de la iluminación en varios colores que hacen del interior del Mini una auténtica discoteca, además de que le aporta un toque juvenil y original.

Desde el botón situado en el techo, podemos intercambiar el color de la iluminación interior entre varios tonos diferentes, que nos perfilarán las puertas, nos alumbran la zona de los pies delante y las guanteras de las puertas, entre otros lugares.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2005

Las plazas traseras (sólo para dos ocupantes) son justas tanto en espacio como en el acceso.

El espacio para los pies y para la cabeza es justo, algo normal en un vehículo de este tamaño y segmento, mientras que el acceso es complicado y no apto para una persona mayor. Eso sí, disponen de reposabrazos en los laterales.

Maletero y huecos

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2011

El maletero del Mini ha crecido hasta los 211 litros, aún así, sigue siendo una cifra justa comparada con otros modelos similares, como ejemplo, un Audi A1 tiene un maletero de 270 litros o el VW UP! tiene un maletero de 251 litros.

Dispone de varios huecos en el tren central, aunque las guanteras de las puertas son pequeñas a la hora de guardar una agenda o libreta pequeña (tamaño A5) y atrás dispone de un posavasos en la zona central. Otro detalle práctico es la doble guantera, no es muy grande la superior, pero es un hueco más que suma dentro del interior.

mini-cooper-1.5-t-136-cv-2001

Fotos | Equipo de pruebas, R. Rodriguez


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *