25 noviembre 2007 Curiosidades

Viñeta

Segunda entrega de los mitos y leyendas del mundo del automóvil, a ver si se van aclarando determinadas falacias no del todo ciertas.

Los japoneses no se averían

Sí/No.

El resto de fabricantes ha mejorado mucho en los últimos años y la diferencia ya no es tan llamativa. Entre los coches nuevos, el mejor es el Boxter, seguido del Mazda Demio y el Audi 4. A los cinco años, las primeras cinco plazas son para coches japoneses y, después, ingeniería alemana. Con el paso de los años, mejoran los resultados de VW y compañía.

Los yanquis son sedientos

En general, se puede decir que el tópico es cierto.

El bajo consumo de los vehículos nunca trajo de cabeza a los ingenieros americanos. Últimamente, parece que se han propuesto hacer un esfuerzo para variar esta tendencia. Como el Corvette, que dentro de la categoría de los V8 tiene un motor potente y de bajo consumo. La oferta de diésel es muy escasa en comparación con Europa.

Las bandas rusas expertas en robos

Sobre todo, si se trata de coches de lujo.

Las bandas rusas actúan en cualquier país europeo. Se calcula que en Rusia circulan un millón y medio de coches robados en el extranjero. El año pasado, el entonces presidente de DaimlerChrysler sufrió en su propia piel el robo de su coche oficial, valorado en 800.000 euros, en la ciudad alemana de Stuttgart.

Los motores diésel resisten una eternidad

Sí, pero los nuevos gasolina también.

Los propietarios de un Mercedes diésel “de los de antes” se quejan con frecuencia de que los nuevos ya no son lo mismo. Eran mejores coches y parecían hechos a prueba de bomba. Los motores de gasolina y los diésel actuales tienen la misma expectativa de vida: aproximadamente 500.000 kilómetros. Hasta hace poco, los motores de gasóleo tenían fama de ser más resistentes que los de gasolina y su mantenimiento salía más barato, por la sencilla razón de que sufrían menos averías.

No dejar que el depósito se vacíe del todo

Podría dañarse el catalizador.

Esto es lo que advierten muchos manuales de uso. No es cierto. Cada vez que levantamos el pie del acelerador, ocurre exactamente el mismo fenómeno que si el depósito de combustible se quedara vacío. En ese momento, tampoco llega ni una gota de gasolina hasta el motor, y aun así el catalizador no sufre ningún daño. Tampoco le pasa nada malo si no tenemos más remedio que arrancar el coche empujando (cuando, por ejemplo, nos quedamos sin batería). Otra cosa es cuando el motor empieza a dar sacudidas o se producen fallos en la ignición. En ese caso, lo mejor es pasar por el taller cuanto antes.

No dar tiempo a que el motor se caliente antes de arrancar

Hoy, menos perjudicial que antes.

Los inyectores modernos regulan perfectamente la fase inicial hasta que el motor está caliente. Por otro lado, al salir a toda velocidad después del arranque se consigue que el motor se caliente antes y se evita el ruido a los vecinos.

Vía | Autobild


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Mitos y leyendas del mundo del automóvil (III) 3 diciembre 2007
  2. Mitos y leyendas del mundo del automóvil (IV) 10 diciembre 2007

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *