11 junio 2012 Curiosidades, Superdeportivos

No debe de ser muy gracioso destrozar la zona delantera de un coche y menos de un superdeportivo de 300.000€ cuando tenemos 19 años y vamos camino de un circuito donde divertirnos y pasar la tarde quemando rueda. Hay ocasiones en las que el culpable del accidente no es el conductor adinerado y esta es una de ellas.

Eres un chico joven con mucho dinero en la cuenta de tu padre por lo que decides salir a disfrutar de la mayor obra de ingeniería que hay en el garaje, un precioso Lamborghini Aventador LP-700-4. Tienes que ir a llenar el tanque de gasolina y justo cuando estas saliendo del aparcamiento un motorista se queda embobado mirando la joya que conduces destrozando tu amado juguete.

Eso es lo que le ocurrió a nuestro protagonista. Al final, se quedó sin poder ir al antiguo circuito de Fórmula 1 ubicado en Ímola.

De acuerdo con los vídeo aficionados que grabaron el momento, nadie resultó herido. El Aventador de color naranja sólo sufrió daños en la parte delantera.

Via | GTspirit


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *