4 septiembre 2014 Custom, Triumph

MEAN_MACHINES_MAD_MAX_01-bikeexif

La primera Triumph Bonneville nació en 1959 y desde entonces sus continuos records de velocidad e inigualables cualidades catapultaron este modelo británico a la fama y la convirtieron en toda una leyenda. A partir de entonces, la que se denominó “la moto más rápida del mundo”, ha dejado huella en los apasionados de las dos ruedas. Su alma libre y gran carácter combinado con unas excepcionales cualidades dinámicas la han convertido en una de las motos más demandadas por grandes preparadores de todo el mundo.

Se podría decir que la Bonnie es la musa de todo artista de la customización gracias a su estilo retro, que mantiene la sencillez de entonces con el característico bicilíndrico en paralelo, el chasis multitubular y los carburadores (que a día de hoy esconden modernos inyectores), todo ello combinado con la tecnología más actual.

MACCO_LIZARD_KING_02

La reaparición de la nueva Bonneville en el año 2000 confirmó el éxito del mito. Triumph ha sabido mantener la esencia de su original motor bicilíndrico en paralelo, actualmente de 865cc y de inyección; así como las sensaciones de su conducción, mejorando su maniobrabilidad con un chasis multitubular de acero. La “Bonnie” actual fusiona ese look retro y su sencillez estructural con la tecnología más actual aplicada a la moto. Es por ello que son muchos los que se ven atraídos por la Bonneville y la toman como base de sus proyectos a medida para plasmar una personalidad especial.

Desde los que intentan recuperar la esencia Cafe Racer hasta aquellos que la transforman con nostalgia en un modelo off road, todos coinciden en un concepto difícil de explicar en sus resultados: La magia de la Bonneville. Incluso desde la propia fábrica se han hecho versiones únicas de la afamada Bonnie.

A continuación podéis ver algunos modelos de customización con este modelo de base, toda una maravilla lo que han conseguido con la Bonnie. CRD_10El modelo #CRD 31. Esta moto realizada por el preparador español Cafe Racer Dreams está basada en el modelo de inyección de la “Bonnie” de 2008. Lo más impresionante es la transformación de este modelo clásico en algo atemporal gracias a detalles con gran impacto visual. En este caso la CRD31 cuenta con un subchásis recortado y rehecho por CRD. Además se le han cambiado las llantas originales por unas de 18¨ con neumáticos de tacos. Otros detalles como la llave de contacto insertada en el subchásis, el manillar plano, su pequeño faro frontal o los guardabarros sobre elevados le dan una personalidad única.

Mientras que otro modelo es el #Shorty. Los artistas italianos de Mr Martini también hacen de las suyas con una Bonneville de 2006 hasta lograr un resultado único. La moto original se ha convertido en una montura muy parecida a lo que podría ser una moto de Dirt Track. Es increíble ver como con unas pequeñas modificaciones se deja prácticamente irreconocible esta moto, si no fuera por el característico bicilíndrico en paralelo, seña de identidad de la protagonista. Algunos de los elementos más destacables son su gran filtro de aire, su basculante de aluminio con amortiguadores Biturbo o su sistema de escape hecho a medida. Otro de los componentes más llamativos es el asiento, realizado a partir de una chaqueta de cuero original de 1970 y con un reborde en amarillo a juego con el color del depósito. El guardabarros trasero de aluminio y su chasis recortado, completan el look y le dan el nombre de “Shorty”.

Hay muchos más modelos customizados.

Fuente | Triumph


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 septiembre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *