4 diciembre 2011 Moto2

El piloto Ratthapark Wilairot sigue muy de cerca todas las tradiciones de su país, y todo lo que conlleva ser tailandés, por eso ha aprovechado el parón del Mundial de Motociclismo para cumplir con sus obligaciones.

Por lo visto una de las obligaciones de la población tailandesa es convertirse en monje durante unos días, en concreto para Wilairot han sido 15 días viviendo y siendo un monje budista, y lo ha cumplido con mucho gusto, siendo uno más.

La verdad es que le habrá ido bien esa serenidad y desconectar un poco de un año de motos y de la vida complicado para él, lo ha pasado bastante mal en esta temporada 2011, con muchos malos momentos como ese accidente en moto en el que fallecía uno de sus mejores amigos, y por supuesto también con el reciente adiós a su padre, pero el siempre ha resurgido para seguir dando gas.

Para nosotros Wilairot es todo un ejemplo de superación, tanto en la vida como en las carreras, ha sufrido muchas caídas y lesiones, pero en cada una de ellas se ha hecho fuerte y ha vuelto con más ganas aún, no ha sido fácil, pero él siempre estaba con una sonrisa para todo el mundo.

Ahora ha superado esos 15 días como monje budista, cumpliendo lo que se estipula en su país, y lo hace con otra sonrisa, y encarando el 2012 con ganas y a por todas.

Ánimo Wilairot.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *