26 junio 2008 Otras competiciones

volvo

Cierto es que cuando juntamos coches y ecología nuestra menta evoca Prius galopando por verdes praderas coches limpios o que persigue objetivos de emitir las mínimas emisiones. ¿Pero y lo que hay detrás de eso?.

En Volvo son conscientes de que la industria del automóvil no sólo puede contaminar con sus productos en funcionamiento sino el proceso productivo de estos. Por ello, la marca sueca acaba de anunciar que en sus fábricas de Suecia y Bélgica la suministración eléctrica será completamente proveniente de la centrales hidroeléctricas.

Nuestro objetivo es utilizar las energías renovables todo lo posible y la generación hidroeléctrica es la mejor alternativa que, de momento, pueden ofrecernos nuestros proveedores. Esta acción forma parte de nuestro avance continuo hacia la producción inocua para el clima, tanto en lo que respecta a impacto directo como indirecto sobre el clima. En un futuro estudiaremos también el uso de otras fuentes de energía en nuestras unidades de producción, como el biogás y la energía eólica.

Comentaba Magnus Hellsten, vicepresidente primero de fabricación de Volvo Cars; y es que el acuerdo firmado con dos empresas eléctricas fija una media de 1000 Gwh por hora los consumidos a estas fuentes. Del mismo modo, y como el ahorro sigue siendo un punto importante, la empresa ha estado trabajando con buenos resultados en la reducción proporcional de la energía consumida para el sistema de calefacción aún creciendo esta en superficie.

xc60

Esta voluntad de Volvo por preservar el medioambiente no es nueva, y varias décadas con diferentes proyectos avalan este carácter. Sin ir más lejos, y como repaso a uno de sus históricos más relevantes, el Royal Swedish Automobile Club acaba de darle la medalla de oro Clarence von Rosen a Stephen Wallman.

¿Que quién es Stephen Wallman?, el señor Wallman fue el máximo responsable de Volvo a mediados de los 70 en cuanto a desarrollo mediombiental en sus vehículos. A él debemos el catalizador de tres vías controlado por un sensor de oxígeno.

Al principio parecía que este invento sólo atraía la atención del Congreso de los Estados Unidos tras la aprobación de la Clean Air Act (Ley de aire limpio) de 1970 a la pregunta de:

¿Por qué no pueden hacer esto los fabricantes estadounidenses cuando puede hacerlo una compañía pequeña como Volvo Cars?

Años después el resto de fabricantes incorporarían esta idea a sus vehículos y en lo que a Volvo y Suecia conciernen, la aprobación en 1989 de medidas medioambientales mas estrictas hizo su uso obligatorio.

Fuente | Volvo


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *