14 diciembre 2011 Curiosidades, Superdeportivos

Al parecer, quizás sea porque es invierno o algo similar, estamos en una época en la que es más complicado de que nunca el conducir un superdeportivo sin hacer de él un siniestro. Estamos a finales de año y ciertas aseguradoras se deben estar tirando de los pelos, sobre todo si, como ves en la foto, les toca pagar un Koenigsegg CCX completamente nuevo

La foto que ves en pantalla fue tomada el sábado pasado en Long Island, Nueva York cuando su propietario, al parecer un famoso coleccionista de superdeportivos amante incondicional de Koenigsegg, sufrió un terrible accidente que acabó con el hiperdeportivo tal y como lo ves. Al menos nadie resultó herido

Por otro lado me parece muy curioso que cuando ocurre este tipo de sucesos y el culpable es un multimillonario no suelen salir a la luz demasiados datos, una foto y gracias. En esta ocasión podemos darnos con “un canto en los dientes” ya que también sabemos que el accidente ocurrió en la intersección de las calles Berry Hill con Rodeo Drive.

Finalmente tan sólo te recordaré ciertos datos sobre el modelo, un Koenigsegg CCX que monta un V8 de 4.7 litros sobrealimentado capaz de desarrollar una potencia máxima de 806 caballos y 919 Nm de par máximo, suficiente para acelerar de 0 a 100 km/h en 3.2 segundo o de 0 a 200 km/h en 9.8 segundos. La velocidad máxima se sitúa sobre los 400 km/h

Vía | gtspirit


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *