24 febrero 2011 Seguridad

toyota-pedal-gate.jpg

Con la condición final de que Toyota llamara a revisión a dos millones de vehículos más en EEUU, la NHTSA ha cerrado su investigación del caso pedal gate, sobre los pedales de acelerador atascados con las alfombrillas y que generó cuantiosas pérdidas al fabricante japonés en todo el mundo.

La conclusión final a la que se ha llegado, es la que se manejó desde un principio. De haber aceleradores atascados, la culpa era de las alfombrillas de plástico y no de los mecanismos del pedal, ni de los aceleradores electrónicos con fallas, ni de tantas otras teorías disparatadas que se han mencionado. Para llegar a este veredicto, la NHTSA ha estudiado 400.000 páginas de documentos técnicos de Toyota. La burrocracia en su máxima expresión.

El último golpe de gracia ha sido la obligatoriedad de que Toyota llamara a revisión a los vehículos que quedaban todavía por revisar en EEUU, poco más de dos millones de coches, si se quería que el organismo gubernamental norteamericano cerrara el caso. Toyota ya lo ha hecho, muy a su pesar. Podemos dar por terminada esta opereta que se ha convertido en un caso curioso, un complot en Norteamérica contra la marca y algunos milllones menos en las arcas de los japoneses, todo ello al mismo tiempo.

Sin embargo, todo esto no ha afectado tanto a Toyota como los estadounidenses esperaban, ya que continúa vendiendo y relegando a las propias marcas locales a segundos planos. Tal cual ha ocurrido en los últimos 30 años.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *