8 junio 2017 Tecnología

CONDUCCION AUTONOMA_3

La conducción autónoma está cada día más cerca y los fabricantes quieren encontrar un sistema fiable para que estos vehículos puedan ubicarse en la carretera e interaccionar con su entorno. Hasta el momento se utilizaba un sistema basado en las imágenes de vídeo que recogían las cámaras que equipa el coche, un método bastante fiable, pero con varios inconvenientes. Para pulir el mapeado de las carreteras la compañía especializada en navegadores TomTom y Bosch han desarrollado un nuevo sistema que mejorará las condiciones en las que trabaja ese mapeado.

Según han anunciado ambas empresas, el nuevo sistema estará terminado y listo para ser utilizado en los vehículos autónomos en el año 2020, así que puede ser un buen aliado para los vehículos autónomos que se desarrollen a partir de ese momento. El Radar Road Signature estará formado por miles de millones puntos individuales que se forman a medida que las señales de radar reboten en los objetos que rodean al coche y conforman el mapa que sirve para guiar al coche autónomo.

radar-road-signature

Los vehículos que utilicen este sistema se beneficiarán de una calidad mayor en la elaboración de los mapas utilizados para ubicarse en la carretera. El radar ofrecerá información a tiempo real del entorno del coche, ya que creará imágenes más fiables de las señales, los guardarraíles y cualquier otro obstáculo que se encuentre en el radio de acción del radar. El coche tendrá información exacta de la posición que ocupa en el raíl y del tráfico a su alrededor para tomar las decisiones prácticas más adecuadas a cada momento.

Este sistema permite una mayor exactitud que el actual sistema, que utiliza el vídeo como referencia. El vídeo tiene un alcance efectivo de hasta 150 metros, pero el que han presentado y que se basa en el radar tendrá un alcance de 250 metros, lo que ayudará a ofrecer más información y de mayor calidad para mejorar la conducción autónoma del vehículo.

Además, cada coche equipado con este sistema subirá a la nube 5 kilobytes de información por kilómetro, la mitad de lo que suele subir un sistema basado en vídeo, algo que aligerará más aún el intercambio de información. Además, se necesita alrededor de un millón de vehículos circulando por América, Europa y Asia para mantener el mapa actualizado en todo momento. Todos los coches que circulen utilizando este sistema ofrecerán sus datos a la nube y así existirá un mapa común a todos ellos que podrán utilizar para mejorar su movilidad autónoma.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *