30 abril 2009 Industria

chrysler-fiat.jpg

Como resultado del plan de reestructuración de Chrysler y el fracaso de las negociaciones con los acreedores, el fabricante norteamericano se declarará mañana en suspensión de pagos como ha anunciado hoy el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Asimismo, el fabricante de Auburn Hills ha firmado ya el acuerdo por el que Fiat entrará en el grupo a cambio de prestarle tecnología, plataformas y asistencia en otras áreas, como la distribución internacional.

En sus declaraciones, Obama no se ha mostrado nada contento con la acción de los deudores de Chrysler, que ha calificado de “especuladores“, y que han provocado este proceso “haciendo peligrar el futuro de Chrysler por su propio beneficio”. También ha añadido que la suspensión de pagos será “rápida y eficiente” y aseguró que no afectará a las operaciones de la empresa ni a las vidas de sus trabajadores.

El Tesoro estadounidense aportará 3.500 millones de dólares (unos 2.600 millones de euros) para que Chrysler siga funcionando durante el proceso y Canadá dará otros 2.400 millones de dólares (1.800 millones de euros) a cambio de un 2% de las acciones de Chrysler. Las otras divisiones de Chrysler, como la mejicana o la europea, no se ven afectadas.

El gobierno estadounidense ha confirmado que la división financiera de la marca será englobada en la de General Motors, denominada GMAC, a la que se ha inyectado un capital de 6.000 millones de dólares (cerca de 4.500 millones de euros).

A partir de ahora, un 55% del capital de Chrysler será propiedad del fondo de pensiones de la UAW (sindicato de trabajadores estadounidense), mientras que Fiat tendrá un 20% ampliable a un 35% al cumplir unos requisitos (la producción en Estados Unidos de un modelo que consuma 5’8 litros a los 100; traer una gama de motores eficientes que se implementen en modelos de Chrysler; y facilitar el acceso a su red de distribución global), y los gobiernos estadounidense y canadiense juntarán un 10%. Por otra parte, Fiat no podrá seguir aumentando sus acciones de Chrysler hasta que ésta haya devuelto todos los préstamos que le concedió el Gobierno de Estados Unidos.

La suspensión de pagos, que se hará por separado en Estados Unidos y Canadá, se estima que dure entre uno y dos meses, al final de los cuales, una nueva Chrysler surgirá con la alianza con Fiat completada. Tendrá una nueva junta directiva, en la que habrá participación de los gobiernos estadounidense y canadiense. Bob Nardelli, actual consejero delegado de Chrysler, abandonará su puesto para irse a Cerberus una vez se complete la unión con Fiat.

“Esta alianza transforma a Chrysler en una nueva empresa con un varias ventajas estratégicas”, declaraba hoy Nardelli. “Nos permite servir mejor a los consumidores y a los concesionarios con gama más amplia y competitiva de productos ecológicos, eficientes y de alta calidad.” Chrysler lleva un año en conversaciones con Fiat y la última serie de acontecimientos, entre los que destaca la exigencia de Barack Obama para que se produjera la alianza, han acelerado el proceso.

Nardelli también ha asegurado que las marcas del grupo Chrysler seguirán funcionando con normalidad. “Los empleados de Chrysler serán trabajadores de la nueva empresa. Los concesionarios de Chrysler se mantendrán abiertos y seguirán atendiendo a nuestros clientes. No se interrumpirá ninguna de las garantías de los vehículos y los consumidores pueden seguir adquiriendo nuestros modelos con total confianza.”

Con todo, ahora queda esperar a ver qué pinta tiene la nueva Chrysler y cómo se materializará esa nueva alianza con Fiat. De entrada ya anticipamos una serie de posibles modelos que se repartirán entre los dos grupos automovilísticos. Aunque en dos meses pueden cambiar todavía bastantes cosas. Hay que destacar también que tanto a Nardelli como a los trabajadores de Chrysler no les ha hecho mucha gracia tener que optar por la opción de la insolvencia, pero esperan que el futuro se presente con una fuerza y planificación reformadas para la empresa.

Tampoco hay que olvidar que General Motors tiene un mes para intentar solucionar los problemas de los acreedores que no ha logrado resolver Chrysler, y que si no lo consigue, tendrá que pasar por el mismo proceso.

(Anuncio de la suspensión de pagos) Vía | The Detroit News
(Anuncio de la alianza con Fiat) Fuente | Chrysler


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 abril 2009
  2. Fiat interesada en Opel oficialmente 4 mayo 2009
  3. Chrysler reanudará su producción comenzando por la del Viper 17 junio 2009
  4. Chrysler reinicia su producción en siete plantas 18 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *