15 marzo 2012 Fotos, Pruebas, Urbanos

Seguimos con la prueba del Peugeot 207 que hemos probado con el motor diesel 1.6 HDi de 112 CV. En la primera parte os hemos contado todo sobre el motor y las prestaciones, al mismo tiempo que también vimos el comportamiento y consumos. Precisamente lo más destacable es su respuesta, siendo divertido en carretera y también destaca por la austeridad en el gasto de combustible.

Ahora llegamos a la segunda parte de la prueba, donde modificamos ligeramente la estructura típica, puesto que el nivel de equipamiento y motor de nuestra unidad de pruebas ya no se encuentra disponible ante la restructuración de la gama por la llegada del Peugeot 208. Entonces alargamos ligeramente esta segunda parte e incluimos algunas notas del equipamiento, precios y valoración general.

Diseño exterior

Empezamos repasando el diseño exterior del Peugeot 207, un urbanita que destaca por su frontal con unos prominentes y grandes grupos ópticos y una parrilla que ha sido la protagonista del lenguaje de diseño de la marca del león. En el restyling que sufrió en 2010 incorporó una parrilla más acotada y no tan grande como la anterior, así como la nueva colocación de los faros antinieblas.

Mientras que en la zaga estrenaba nuevos faros con tecnología LED y un diseño mucho más atractivo y actual, que le ha permitido llegar al fin de su vida comercial sin acusar demasiado la veteranía. Novedad también son algunos colores, como el de nuestra unidad de pruebas, que hasta el restyling no estaban disponibles.

En general el diseño es de líneas simples, pero con estos pequeños retoques ha conseguido mantenerse al día y seguir captando clientes. Para calzar a nuestro 207 se han elegido unos neumáticos Michelin Energy Saver, que limitan el comportamiento deportivo del modelo, pero que son más que correctos para un urbano que pretende ser ahorrador.


Diseño interior, habitabilidad y acabados

El diseño dividido en dos partes del salpicadero, nos arroja dos zonas diferenciadas en cuanto a calidad, primero la zona superior con tacto acolchado que denota una mayor calidad, y después tenemos la parte inferior donde aparecen los plásticos duros (que tan habituales son en este segmento).

El salpicadero es atractivo por su diseño, puesto que cuenta con personalidad y gran parte del mismo tiene buenos materiales (siempre con relación a otros modelos urbanos). Pero la peor parte se la llevan las puertas, donde se ha abusado de plásticos duros para todo el panel y desluce bastante el conjunto, que en términos generales es correcto y a la altura del segmento.

La postura de conducción es baja, al mismo tiempo que resulta cómoda. Nosotros hemos recorrido bastantes kilómetros por autovía con el 207 y podemos constatar que ha pasado bien la prueba en cuanto a comodidad interior. El volante es regulable en altura y profundidad, con lo que podemos ajustarlo a nuestro antojo. Falta un reposabrazos que se echa de menos en los trayectos fuera de las urbes.

Las plazas traseras cuentan con bastante espacio para la cabeza, además dos adultos pueden viajar cómodos en ellas, eso sí, tres ya irán mucho más justos. El espacio para los pies nos recuerda que estamos ante un modelo de carácter urbano, además el tren central elevado resta comodidad al pasajero del centro.

El maletero tiene una capacidad de 270 litros, bien aprovechables. Dentro del segmento es lo normal, puesto que un Seat Ibiza (rival directo en ventas) dispone de 292 litros de capacidad. En el caso del francés, también tiene varios huecos repartidos por el interior para poder dejar nuestras cosas, sobretodo en la consola central.

Equipamiento y precios

Tres son los acabados que tiene disponible el Peugeot 207: Access, Active y Allure. En nuestro caso el modelo probado era un Active (el equipamiento que goza con mejor relación calidad-precio).

De serie cuenta con control de estabilidad, airbags frontales y laterales delanteros y ABS. Opcionalmente tenemos los airbag de cortina, entre otros elementos. En las pruebas de seguridad EuroNCAP el Peugeot 207 ha conseguido cinco estrellas en la valoración que se hizo en 2006.

El precio de partida es de 11.530 euros (Access), 12.870 euros (Active) y finalmente 16.760 euros (Allure).

Valoración General

El Peugeot 207 es un modelo interesante para los que buscan un urbano a un precio contenido, tiene la ventaja de que su vida comercial está a punto de terminarse y es posible adquirirlo con descuentos adicionales que rebajan bastante su precio final.

Este motor de 112 CV diesel, es recomendable si buscamos divertirnos al volante, en caso contrario, el de 92 CV o incluso el de 70 CV diesel, pueden ser más que recomendables si vamos a practicar una conducción más tranquila.

Pese a que cuenta con bastante presencia de plásticos duros, el interior cuenta con una calidad más que correcta y con un equipamiento disponible que no olvida el navegador o la toma USB, así como el Bluetooth. Por lo tanto pese a su veteranía sigue estando vigente y si te ha gustado este modelo, ahora quizás sea un buen momento para comprarlo ante la inminente llegada del Peugeot 208.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *