31 enero 2010 Industria

Akio Toyoda Lexus IS-F

Y no es para menos; esta semana pasada no fue precisamente la mejor semana de Toyota, en toda su historia. Aquejado por un llamado a revisión masivo en casi todo el mundo, con casi ocho millones de vehículos involucrados y con parte de la producción suspendida, además de la mirada sospechosa de algunas otras marcas que fabrican modelos mediante acuerdos con la marca japonesa.

El presidente de Toyota en persona, Akio Toyoda, pidió disculpas públicas por todo el problema ocasionado por la marca (el problema de los aceleradores). Aseguró que muy pronto la marca dará las explicaciones del caso para resolver “las preocupaciones de nuestros clientes”.

Quiero dejar clara mi posición personal con respecto al tema. Creo que Toyota se está enfrentando a una campaña en su contra muy bien organizada, quizás por la competencia o vaya a saber por cuales oscuros intereses. Así como no es posible que una compañía del tamaño de Toyota falle de esta manera, tampoco lo es que este problema haya escalado hasta donde llegó.

Las ganancias y las ventas de la marca además de su imagen, quedarán seriamente afectadas por culpa de un pedal de acelerador. Eso está ya muy claro. Me temo que Toyota (y Lexus) cayeron presa de una histeria colectiva de la cual será difícil salir.

Vía | Automotive News


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 enero 2010
  2. Mejora del proceso de control de calidad de Hyundai-Kia 6 febrero 2010
  3. Lexus confirma que sus vehículos no serán llamados a revisión 9 febrero 2010
  4. Akio Toyoda llamado por el congreso de los Estados Unidos 22 febrero 2010
  5. Toyota quiere acelerar los fallos sobre los casos de aceleración inintencionada 17 septiembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *