24 enero 2012 Sin categoría

Más de la mitad de los clientes que han comprado un Rolls-Royce Ghost en 2011, han vuelto a la fábrica de Rolls-Royce para personalizar todo lo imaginable, de su recién adquirido modelo. El servicio de personalización incluye una personalización de colores únicos, adornos bañados en plata, interiores exclusivos con neveras para enfriar el champagne, humidificadores y todo lo que podáis imaginar.

Este nuevo espíritu de extrema personalización, ha ayudado a Rolls-Royce a incrementar, tanto los beneficios de la empresa, como las ventas de modelos. Especialmente lucrativo ha sido el Phantom ya que el 80% de estos modelos pasaron por la manos de los diseñadores y artesanos que fabrican estos prodigios de la tecnología y el lujo.

En cuanto a los mercados, el del Medio Oriente se lleva la palma en cuanto a personalización, se nota que los jeques son bastante extravagantes en sus gustos y como tienen una cantidad casi ilimitada de dinero pagan lo que sea por tener algo único, así, se pasó de un 75% Phamton personalizados en 2005 a un 99% en 2011, mientras que en Europa se pasó del 50% al 89%.

Otro mercado que experimentó un crecimiento en el aspecto de las personalizaciones fue el de América del Norte, en donde las personalizaciones se elevaron del 30% al 84% y en Asia-Pacífico del 50% al 79%.

En agosto de 2011, Rolls-Royce anunció una expansión de sus operaciones de personalización, para así poder satisfacer la creciente demanda, y duplicó el número de expertos que trabajan en la sede de Rolls-Royce. La compañía también está a punto de ampliar su planta de fabricación, y esto es, en parte, debido al aumento de la demanda de coches a medida.

Fuente | Rolls-Royce


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *