6 abril 2009 Compactos, Fotos, Pruebas

Mini_Clubman_Cooper_D

Continuando con la prueba del Mini Clubman Cooper D (Parte I) ahora nos toca hablar de la habitabilidad, acabados y espacio interior. Y en este apartado, sobretodo en acabados, hay detalles algo contradictorios para un coche de 27.000 euros, pero en general cuenta con unos buenos acabados.

En el espacio interior y habitabilidad es donde más destacaría nuestro modelo de pruebas, ya que el Clubman tiene ese plus de tamaño (unos 25 cm más largo que los Mini normales) y ese aumento de tamaño se nota en el maletero y el espacio de las plazas traseras, que aumenta ligeramente.

Habitabilidad, acabados y espacio interior

interior_mini_clubman_cooper_D

Como comentaba anteriormente el Clubman es más largo que el resto de los Mini, y cuenta con una cómoda puerta lateral derecha que se abre en sentido contrario a la marcha y que facilita la entrada a las plazas posteriores, sin duda es muy práctica y es uno de los vehículos coupés en los que mejor se accede a las plazas traseras.

Como detalle curioso, sobretodo para los padres y madres que les guste el Clubman, es que la posición del asiento delantero y la puerta lateral trasera facilita mucho la colocación de una silla infantil en las plazas traseras al contar con más espacio, ya que el respaldo del asiento delantero también se abate al entrar a las plazas traseras.

interior_mini_clubman_cooper_d

En las plazas delanteras el espacio es más que sufiente, pudiendo viajar cómodamente y con unos asientos bastante cómodos y en una buena postura de conducción. El punto negativo es la visibilidad trasera, que es muy reducida y la puerta doble trasera no ayuda mucho. El control de los mandos de la consola central (que son tan originales) requiere algo de costumbre con el coche (ya que son poco intuitivos), pero después todo te cuadra bastante a mano a la hora de conducir.

En las plazas traseras el espacio es bastante bueno (recordemos que es un vehículo compacto que roza los 4 m) para viajar dos adultos. La configuración de los asientos traseros es personalizable, ya que se puede pedir homolgado con tres asientos (como nuestra unidad de pruebas) o pedirlo con configuración de sólo dos asientos. Por último, el maletero es bastante justo (260 l) y aumenta 100 litros, respecto al resto de Mini.

plazas_traseras_mini_Clubman_cooper_d

Los acabados de los materiales del interior del Mini Clubman son bastante contradictorios en algunos mandos y lugares. Así como nuestro modelo llevaba unos asientos de piel de calidad, o el tacto del volante (forrado en piel) no tenía ni la más mínima duda de calidad; el panel que recubre las puertas del maletero era de plástico duro de baja calidad y el tacto de algunos mandos (como el botón para abrir la guantera o los mandos de la climatización) no tenían la misma calidad que el resto de materiales del habitáculo.

En la siguiente parte de la prueba, trataremos el precio, costes, equipamiento y valoración general del Mini Clubman Cooper D.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *