21 agosto 2017 Familiar, Pruebas

volvo-v90-hm-10

La renovada Serie 90 de Volvo se ha convertido en un auténtico baluarte para el fabricante sueco, gracias a sus múltiples cualidades.

Ahora pasa por nuestro garaje el V90, la versión familiar del S90, animada por un motor D5 y aderezada con el mejor acabado posible, la terminación Inscription.

Diseño exterior

El nuevo V90 no puede esconder sus raíces. Es fácilmente reconocible, al primer golpe de vista, como un auténtico Volvo. Sus cualidades estéticas son evidentes, y la evolución de su diseño respecto a los anteriores V70, más que un hecho, con una personalidad más marcada si cabe.

No se puede negar, el V90 es un coche grande, voluminoso. Cercano a los 5 metros de largo, sus 4.94 metros lo sitúan en la media del segmento, así como su altura, de 1.47 metros y su anchura, fijada en los 1.88 metros. Sus proporciones, sin embargo, quedan bien disimuladas con una sensación de robustez absoluta.

volvo-v90-hm-25

El frontal se podría considerar como la parte más “común” de las últimas creaciones de la firma sueca. Y es que el poderoso morro, con una parrilla casi en posición vertical que recoge un logo central de generoso tamaño, encaja a la perfección con unos grupos ópticos similares a los del XC90, en el que “el martillo de Thor” sigue siendo el encargado de la iluminación diurna LED.

La parte baja del frontal está terminada con dos molduras cromadas en forma de bigote, que realzan la sensación de anchura del conjunto al observarlo desde delante. Una superficie acristalada bien resuelta combina a la perfección con la limpieza de líneas del conjunto, en el que sólo encontramos una línea de tensión que recorre el lateral y dos nervios bien marcados en el capó.

En la parte trasera, el conjunto se define con los típicos pilotos situados, de forma vertical, a los lados de la luneta. En esta ocasión han evolucionado, con dos pequeñas prolongaciones ya en el portón. Por último, dos salidas de escape ¡reales! de formas cuadradas, enrasadas en la parte inferior del paragolpes, rematan la imagen final.

volvo-v90-hm-29

El V90 ofrece una imagen exterior muy premium gracias a los diversos detalles cromados que recorren la carrocería y que podemos encontrar, por ejemplo, en los marcos de las ventanillas, en los tiradores de las puertas o en las taloneras. Las barras de techo, con terminación plata satinada, aportan el toque familiar y aventurero. Destacan, por supuesto, las enormes llantas de 20 pulgadas, que rellenan a la perfección los pasos de rueda pero que, evidentemente, forman parte del catálogo de opciones.

Diseño interior

El interior del V90 es, como el de los últimos lanzamientos de la marca, una oda a la simpleza y a la limpieza. El habitáculo ha sido confeccionado de forma muy similar a la del XC90, siendo además idéntico al de su hermano berlina, el S90.

El salpicadero, de líneas limpias, está diseñado en torno a una pantalla central, en posición vertical en lugar de la más tradicional horizontal. Con materiales de gran calidad, el interior está decorado, con muy buen gusto, a base de molduras de madera natural, revestimientos de cuero y detalles metálicos. Todos los plásticos son acolchados, y los ajustes, milimétricos.

volvo-v90-hm-5

La simplicidad se percibe en todos los detalles. El minimalismo se ha llevado hasta el extremo, eliminando el máximo número de botones e interruptores. Tal es así, que tan solo encontraremos 8 botones en el interior del V90, centralizando la mayoría de los actuadores en la pantalla central. Este hecho tiene numerosas ventajas, pero en algunas ocasiones, como a la hora de actuar sobre el climatizador, nos obliga a desviar durante demasiado tiempo la vista de la carretera.

La instrumentación, completamente digital, ofrece todo tipo de información. Además, se puede modificar ligeramente su aspecto, y cuenta con un ordenador de abordo que, si bien es muy completo, resulta algo complicado de utilizar ya que combina botones en el volante y en la palanca de los intermitentes.

volvo-v90-hm-14
El interior es limpio y cálido, lejos de la plaga de botones de algunos rivales
El equipamiento, sobre todo en este acabado Inscription, es más que extenso. Entre la dotación más destacable encontramos las molduras decorativas de madera de poro abierto, el sistema de navegación, la tapicería de cuero, la iluminación ambiental o el portón de maletero de apertura y cierre eléctricos.

A bordo del V90 encontramos un espacio habitable muy destacable. Tanto los pasajeros de la primera como los de la segunda fila disfrutarán de unas cotas de habitabilidad muy destacables, e incluso el pasajero de la plaza central trasera podrá acomodarse con bastante confort.

Mención aparte merecen los asientos, tapizados, para empezar, en un cuero extremadamente suave, que contribuye a mejorar la sensación de confort y calidad. Sensacionalmente cómodos, estos asientos, que dependiendo del equipamiento pueden contar, en las plazas delanteras, con calefacción, ventilación, masaje y ajuste eléctrico, son un gran aliado a la hora de disfrutar de largos viajes.

volvo-v90-hm-22

En las plazas traseras contamos, además, con dos cojines para niños integrados a la perfección. En esta ocasión contamos también con climatización independiente para los pasajeros traseros, que disfrutarán también de un trayecto suave y confortable. El maletero, por su parte, cuenta con una boca de carga muy generosa, dando acceso a una superficie completamente plana y aprovechable de 560 litros, ampliables por encima de los 1.200 litros si abatimos los respaldos de la segunda fila.

Dinámica de conducción

El V90 cuenta con una amplia gama de motores pertenecientes a la familia modular Drive-E, todos ellos basados en un bloque tetracilíndrico de 2 litros de cubicaje. Nuestra unidad, que montaba el mencionado motor D5, no es una excepción. Este propulsor diésel ofrece 235 CV y 480 NM desde apenas 1.750 rpm.

volvo-v90-hm-23

Colocado en posición delantera transversal, está unido, como única opción, a una caja de cambios automática mediante convertidor de par con 8 relaciones, desarrollada por el especialista Aisin. Esta transmisión, muy suave y suficientemente rápida en las inserciones, envía la potencia a las cuatro ruedas mediante un sistema de tracción integral.

Oficialmente este V90 es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7.2 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 240 km/h. Homologa un consumo urbano de 5.7 litros, consumo que desciende hasta unos increíbles -literalmente- 4.5 litros en ciclo extraurbano. La homologación mixta nos habla de 4.9 litros/100 km.

volvo-v90-hm-4
Su carácter rutero se magnifica en cuanto salimos a carretera. Todo es relax y tranquilidad
No, esas no son las cifras que vamos a ver en el ordenador de abordo del coche nunca. Y es que en ciudad lo normal, máxime con nuestra unidad, cargada de equipamiento y calzada con llantas de 20 pulgadas, es ver cifras entorno a los 7.5-8 litros. En carretera podremos movernos en el entorno de los 6-6.5 litros, arrojando en nuestra prueba, tras más de 1.200 km, una media de 7.0 litros/100 km.

Las cifras de potencia son similares a las de una competencia que, de momento, sigue confiando en las mecánicas de 6 cilindros -BMW Serie 5, Audi A6, Mercedes Clase E, Lexus GS450h…- algo que Volvo ya ha desechado. Siendo fieles a la verdad, este V90 está tan bien aislado que tan sólo percibiremos el carácter tetracilíndrico del propulsor en la primera arrancada del día, momento en el que el sonido es algo tosco y algunas vibraciones se transmiten a los pedales y palanca de cambios.

El propulsor D5 equipa, en exclusiva, el sistema Powerpulse, un sistema de ayuda a la sobrealimentación mediante un circuito de aire comprimido, que en determinadas situaciones expulsa el aire en el colector de admisión antes de que el turbocompresor alcance su velocidad de funcionamiento, eliminando el turbolag.

volvo-v90-hm-8

Si nos fijamos en el chasis, el V90 ofrece un esquema de suspensión independiente compuesto por paralelogramos deformables en las cuatro ruedas, utilizando amortiguadores tradicionales y una innovadora ballesta fabricada en material compuesto en el eje posterior. Opcionalmente podremos optar por un sistema de amortiguación neumática.

Una vez en marcha, el V90 se convierte en un auténtico devorakilómetros, uno de esos coches con los que siempre apetece salir a rodar. Su aislamiento es exquisito, su suavidad absoluta. Es evidente que su terreno predilecto son las grandes vías rápidas, donde rodaremos a 120 km/h a unas 2.000 rpm, aunque también se desenvuelve con soltura en carreteras nacionales.

Cuando la carretera se retuerce, el Volvo no puede luchar contra la física, que tira de las 2 toneladas de peso. Sí, se defiende, es razonablemente ágil y extremadamente noble, pero siempre hay que saber lo que llevamos entre manos, máxime cuando tenemos una dirección muy asistida que no transmite ningún tipo de información.

volvo-v90-hm-28

No falta a la cita el cada vez más popular sistema de modos de conducción, que en el caso de nuestro V90 ofrece tres opciones: ECO, Normal y Dynamic. Dependiendo del modo encontraremos una mayor o menor asistencia en la dirección, así como la aparición de sistemas como el de conducción por inercia.

Tratándose de Volvo, no podemos dejar pasar la gran cantidad de asistentes y sistemas de seguridad preventiva. La Serie 90 ha sido la encargada de estrenar sistemas como la iluminación matricial LED (con un funcionamiento bueno pero algo lento en algunos momentos puntuales) o el Pilot Assist, un asistente de conducción semiautónoma “manos en el volante” que funciona hasta 130 km/h, manteniendo al vehículo en el centro de su carril, sin dejar que pise las líneas que lo delimita.

La gama V90 está compuesta por tres opciones diésel, D3 (150 CV), D4 (190 CV) y D5, con 235 CV. Las dos primeras son de tracción delantera, con opción de integral en el D4. En cuanto a gasolina, son dos opciones las disponibles, denominadas T5, con 254 CV, y T6, con 320 CV. Por encima, y como tope de gama, una exótica variante híbrida enchufable, la T8, con nada más y nada menos que 408 CV.

volvo-v90-hm-21

Por su parte, existen tres acabados diferentes, disponibles con cualquier motorización. La versión de acceso se denomina Momentum, estando por encima los R-Design e Inscription. Los precios arrancan en los 48.200€ del V90 D3 Momentum manual, hasta llegar a los 82.000€ del V90 T8 Twin Engine AWD Inscription.

Nuestra unidad (D5 AWD Insciption) parte de los 66.900€, a los que hay que añadir todo tipo de equipación opcional: llantas de 20″ (1.886€), pintura metalizada Negro Onix (1.131€), Versatility Pack (578€), alarma (578€), cierre de seguridad para niños (113€), Intellisafe Surround (628€), ventanillas laterales laminadas (943€), Volvo On Call (1.068€), asientos abatibles desde el maletero (314€), Head-Up Display (1.383€), equipo de sonido Bowers & Wilkins (3.772€), entre otros elementos.

volvo-v90-hm-16

En total, el montante de esta unidad supera ligeramente los 85.000€, alcanzando concretamente los 86.600€. Esto son prácticamente 20.000€ en equipación opcional, sin duda una cifra muy alta pero que da acceso a una auténtica experiencia premium, de lujo, que nada tiene que envidiar a la de sus rivales más duros.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *