27 septiembre 2016 Industria, Todoterrenos / SUV

seat-ateca

No está muy tranquila la cosa en SEAT. El lanzamiento del SUV Ateca, uno de los más importantes para la firma española en los últimos años, ha ocasionado más de un dolor de cabeza entre los responsables de la marca.

Y es que un supuesto problema de homologación ha traído consigo una cadena de infurtunios que la marca tiene ahora que resolver.

El Ateca es el primer SUV de SEAT, una apuesta que se puede calificar casi de “necesaria” en un mercado en el que todo lo que lleve “SUV” en su nombre tiene infinitas más posibilidades de triunfar entre un público que se ha acostumbrado y ha acogido a este tipo de vehículo basado en un turismo, en el que la practicidad, la imagen y la posición de conducción elevada son sus mayores armas.

SEAT llega “tarde” a un segmento ya más que consolidado, con el Nissan Qashqai como creador y lider indiscutible. El Ateca, construido sobre la plataforma modular MQB y basado en el Leon, ofrece una imagen más elaborada, un interior de calidad y una gama de motores muy amplia.

Es en el tema de los motores donde SEAT ha visto creado su problema. En una fase inicial, el Ateca llegaría con propulsores gasolina TSI y diésel TDI, todos de cuatro cilindros, sobrealimentados y con inyección directa. Además, SEAT anuncia la posibilidad de tracción delantera y total conectable.

Ateca 4

Hace unas semanas, una de las versiones que a priori podían cosechar un mayor éxito, la 2.0 TDI de 150 CV con tracción delantera, desapareció misteriosamente de los catálogos de la marca. Con su desaparición llegaron también las cancelaciones y bloqueos por parte de la marca de pedidos que ya estaban firmados.

En una primera fase del problema, la marca argumentó a través de las redes sociales que el contratiempo se produjo debido a un exceso de demanda de esa versión, y que para corregirlo se había dejado de comercializar temporalmente esta variante. Además, en palabras de SEAT España, los vehículos estaban “realizando los tests habituales que se hacen de forma rutinaria para completar el proceso de homologación”.

Parece ser que SEAT, en una dudosa maniobra, habría escurrido el bulto inicialmente para no aclarar las causas de este retraso, algo que parece confirmar el artículo de nuestros compañeros de KM77.com. Y es que el Ateca 2.0 TDI 4×2 no habría superado las pruebas de homologación, debido a un problema con las emisiones de su motor.

Una respuesta oficial a tiempo hubiera evitado muchos problemas a la marca española

¿Por qué entonces la versión 2.0 TDI de 150 CV con tracción total no ha tenido ningún problema? La respuesta la encontramos en los sistemas anticontaminación empleados en las dos versiones. Mientras que la variante con tracción delantera utiliza un filtro antipartículas, el Ateca con tracción total recurre a la inyección de urea -AdBlue-, una solución más compleja y cara.

A día de hoy SEAT no ha comunicado de forma oficial ninguna información al respecto, pero sí sabemos que la firma española está ofreciendo a los clientes que habían efectuado un pedido de esta versión en concreto la opción de acceder al mismo modelo con tracción total sin sobrecoste para ellos.

La versión 4×4 recurre, como ya hemos comentado, a una solución de urea para cumplir la norma anticontaminación Euro6. Además, difiere respecto al 4×2 en aspectos como el esquema de suspensión trasera, que en el Ateca de tracción delantera equipa un sistema de rueda tirada mediante eje de torsión, mientras que en el 4×4 se monta un sistema independiente multibrazo.

Además de la suspensión, el otro cambio significativo es, obviamente, el sistema de tracción, que pasa de sólo delantera en el 4×2 a integral conectable mediante embrague Haldex de 5ª generación en el 4×4. Este sistema mejora la motricidad, pero empeora la cifra de consumo, que pasa de 4.4 litros/100 km en ciclo mixto para el 4×2 a 5.1 litros/100 km en el 4×4, comercialmente denominado 4Drive.

Finalmente, SEAT parece haber encontrado la solución al problema del Ateca. El paso lógico de la marca era el que se ha tomado, es decir, instalar AdBlue también en la versión de dos ruedas motrices, de forma que la variante ya se puede homologar. Este proceso supondrá un importante desembolso para la marca española, que además ha visto deteriorada su imagen tras unas semanas en silencio.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *