20 febrero 2009 Industria

saab_logo.jpg

El consejo de administración de la firma sueca, tras una reunión de urgencia esta mañana que se hizo después de saber ayer que el Gobierno sueco no ayudaría a esta filial de General Motors, ha decidido solicitar un concurso de acreedores (conocido como suspensión de pagos) así como confirmar que ni la producción de vehículos ni el servicio técnico van a parar.

La delicada situación de Saab ha provocado que no pueda realizar más pagos y necesite ser supervisada por un administrador de insolvencias designado por un Tribunal sueco. Sin la ayuda del Gobierno sueco, lo que queda es esperar a que algún comprador se interese por ella (algo que cada día que pasa se va haciendo más difícil dada su situación) mientras se va separando de General Motors, algo que también está intentando Opel, que podría recibir ayudas de Alemania.

Al haber congelado los pagos, se teme por la viabilidad de la nueva generación del 9-5, que ya había sido anunciado para este año. Saab tiene 4.100 trabajadores en Suecia, pero produce menos de 95.000 coches al año, y se estima que debería superar los 120.000 para poder sobrevivir.

La desvinculación completa de General Motors parece el paso más urgente a hacer ahora, pero una vez se complete, muchos de los componentes y tecnología que usa los perderá, pues venían del grupo norteamericano. Esto significa que debe encontrar un nuevo aliado cuanto antes, o será demasiado tarde.

Vía | Autoblog en Español


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Suecia garantiza un préstamo de 445 millones de euros a Volvo 25 febrero 2009
  2. Se paraliza la producción de Saab al no poder pagar piezas importadas 26 febrero 2009
  3. Suecia préstará 445 millones de euros a Volvo 26 febrero 2009
  4. Koenigsegg podría comprar Saab 12 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *