13 enero 2018 Curiosidades

Mercedes-770K-Grosser-Offener-Tourenwagen-subasta-02

A lo largo de la historia del mundo, nos hemos encontrado con cientos de vehículos históricos y muy curiosos, pero el caso que os traemos hoy traspasa esa línea ente lo curioso y lo escalofriante. En esta ocasión, nos hemos encontrado con un vehículo que marcó un antes y un después, debido a su avanzada tecnología e impresionante mecánica, puesto que en la época supuso una importante revolución. Se trata de un Mercedes-Benz 770K Grosser Offener Tourenwagen, más conocido como “Super Mercedes” y aún más conocido por haber pertenecido al ejercito Nazi, concretamente al dictador Adolf Hitler.

Este vehículo será subastado por la empresa Worldwide Auctioneers, quienes destinarán un 10% del precio total a la enseñanza y educación sobre el horror que supuso el Holocausto. El Mercedes 770K fue una obra de la ingeniería en su momento y la firma germana necesitó once meses para completar la producción de este vehículo tan especial, el cual había sido encargado por el Canciller de Alemania, con la intención de usarlo como limusina personal y mostrarse por las calles del país en sus habituales paseos.

El “Super Mercedes” fue usado por el dictador entre el año 1939 y 1941, época en la que el régimen impuesto por Hitler estaba en pleno auge. Sin duda alguna, el 770K era una auténtica limusina, capaz de albergar en su interior hasta cuatro ocupantes cómodamente. Estéticamente era un vehículo con mucha presencia, algo lógico teniendo en cuenta que medía casi seis metros de longitud y pesaba 2.700 Kg.

Mercedes-770K-Grosser-Offener-Tourenwagen-subasta-01

Tan solo 88 unidades fueron producidas de este Mercedes y contaba con un nivel de resistencia inaudito. Su chasis tubular estaba diseñado para soportar cualquier tipo de torsión y empleaba materiales especialmente escogidos para mantener a salvo a sus pasajeros. En las entrañas del 770K originalmente habitaba un propulsor atmosférico de ocho cilindros en línea capaz de producir 150 CV y contaba con una caja de cambios manual de cinco velocidades. Más tarde, se instaló un turbocompresor que elevaba la potencia hasta los 230 CV y permitía que el Mercedes del Führer superase los 160 Km/h.

Esta unidad fue encargada por Erich Kempka, un oficial de las SS a quien Hitler le encomendó la misión de pedir un coche a la altura de su cargo. Fue en ese entonces cuando Mercedes estaba produciendo el W150 -denominación que recibía el 770K- y se presentó la oportunidad idónea para hacerse con una unidad. Bajo el número de chasis 189744, este “Super Mercedes” se convierte en uno de los vehículos más siniestros -o curiosos- de la historia del motor.

Mercedes-770K-Grosser-Offener-Tourenwagen-subasta-04

Su calidad de construcción es apreciable puesto que, tras casi 80 años de vida, el proceso de restauración al que se ha visto sometida esta unidad ha sido ínfimo. Será el próximo 17 de enero cuando tenga lugar la subasta y, pese a que no tenemos una cifra aproximada de lo que podrá llegar a costar este vehículo, intuimos que podría superar los 10 millones de euros con gran facilidad.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *