26 abril 2012 Eventos, Opinión, Salón de Madrid

Entre los días 24 de mayo y 3 de junio próximos tendrá lugar el Salón del Automóvil de Madrid, que intentará tener un cierto poder de convocatoria de todo el sector español del automóvil y toda la industria que se mueve en torno a él. A pesar de que para este año la organización ha prometido volver a la esencia original de los anteriores salones del automóvil en Madrid, la realidad es que se está muy lejos de serlo.

Faltando solo un mes para la celebración de la muestra madrileña, son numerosas las marcas que han confirmado su ausencia del evento; por ejemplo todas las del Grupo Volkswagen (VW, Audi, Skoda y Seat además de Porsche, Bentley y Lamborghini) se han sumado a General Motors, Ford, Nissan, Opel, Toyota, Kia, Renault, Peugeot y Citroën, que también han preferido quedarse en casa. La premisa general es que los costos de asistencia son, en los momentos actuales, totalmente prescindibles.

Y es que además de los costos para las marcas, está la inmediatez de la información. Hoy en día Internet y las pocas revistas que quedan nos dicen todo lo que necesitamos saber sin movernos de casa; pero además hay otros factores: entiendo que dé lo mismo ver un Fiat 500 en vivo que en una foto, pero no es igual una foto de un concepto de Bertone, un Lamborghini, Ferrari, Porsche, a verlos en vivo; es perfectamente entendible. El problema es que en salones como el de Madrid pocos conceptos y super deportivos podrás ver si es que no los has visto ya.

También ha contado la reducción de salones verdaderamente importantes. Si tenemos en cuenta los salones con verdadera trascendencia internacional, nos quedamos con tres: el salón de Ginebra, el salón de Frankfurt y el salón de París; ni siquiera el NAIAS brilla como lo hacía antes y los anteriores, bajo la condición de que no caigan eclipsados por los salones celebrados en Moscú, Shangai o Beijing en un futuro.

Por último, y el meollo del asunto, la desbandada de marcas y coches coincide con los duros tiempos que está atravesando nuestro país, tanto en materia automovilística como en otros aspectos de la vida cotidiana que terminan repercutiendo unos con los otros. Mientras la industria no salga de ese círculo vicioso en el que se haya sumida, se hará cada vez más difícil que las marcas acepten ir a los salones que no tienen una repercusión demasiado grande en el circuito internacional de salones. De momento, y esperamos que esto se revierta, el salón de Madrid cada vez cuenta con menos interés por parte de las marcas.

Vía | Economía Digital


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *