2 junio 2017 Familiar, Gama / versiones

DSC5178

La Titan Desert by Garmin es una prueba que poco tiene que ver con la automoción, ya que es una prueba de bicicleta de montaña. Una de las más duras, por cierto. Pero los coches son parte importante de la competición y se utilizan como vehículos de emergencia y para acompañar a los corredores. Se encargan de las labores relacionadas con el apoyo durante cada etapa y para ello, han de estar preparados para superar las pruebas a les que les somete el exigente terreno por el que tienen que moverse.

Y si hablamos de la Titan Desert by Garmin, este terreno es el desierto del Sahara, así que SEAT, la marca elegida para aportar el coche oficial, ha optado por la versión todocamino del León, para la que ha creado una versión especial. Así, el SEAT León X-Periencie Titan Desert ha recibido varias modificaciones para hacerlo más eficiente en este tipo de terreno.

seat-leon-xperience-desert (4)

Ha sido equipado con una tracción integral 4Drive y se añadido una suspensión 15 mm más elevada, por lo que puede enfrentarse con más agilidad a las características de un terreno bastante complicado. La versión más radical del León ha sido equipado con una batería de asistentes a la conducción que elevan las capacidades del coche y que no solo podrá ser útil en estos entornos tan complejos, sino también en uso diario que se le dará por las carreteras y las rutas off-road de cada país por el que circule.

Si hablamos de motor, hay varias opciones en esta variante. Comienza con el bloque de gasolina de 1.4 TSI de 125 CV y el 1.8 TSI de 180 CV con cambio DSG y tracción total 4Drive. Si nos vamos al diésel, encontramos un bloque 1.6 TDI de 115 CV y otro de 2.0 TDI con dos potencias, 150 y 180 CV, ambos con tracción total 4Drive. El primero cuenta con cambio manual y el segundo, con un cambio DSG.

seat-leon-xperience-desert (5)

Con este equipamiento, el SEAT León X-Perience Titan Desert ha viajado por el desierto del Sahara, en la que ha vivido días con más de 50 grados y noches por debajo de cero. Los neumáticos han tenido que funcionar por debajo de la presión normal, ya que al circular por arena necesita más superficie de contacto que si lo hace por carretera. Y esto es importante, sobre todo si se circula por una inmensa duna de 22 kilómetros de longitud y una anchura de 5 metros. Son crestas que superan los 150 metros, así que se trata de una experiencia única.

El coche está preparado para sufrir todas estas inclemencias del tiempo y obstáculos, así que en nuestras carreteras no tendrá problemas en ser un coche remarcable. Si no te lo crees, puedes ver el vídeo de esta experiencia, sin trampa ni cartón. ¿Qué te parece?


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *