20 diciembre 2011 Curiosidades, Industria

Teóricamente Suecia es uno de los países donde el suicidio asistido está totalmente prohibido, de ahí que no me explique como Saab, una compañía que nació de la fabricación de aviones, ha muerto de una forma tan lenta y dolorosa gracias a General Motors y ciertos accionistas.

Debido a esto hoy quiero que hablemos de todas esos errores en forma de vehículos que finalmente han conseguido que una compañía tan exitosa en su momento como era Saab, unos años después, tenga que declararse en bancarrota ante la imposibilidad de pagar sus enormes deudas

Saab-Lancia 600: este fue uno de los modelos con los que Saab no solo perdió dinero sino también credibilidad. Cuando uno piensa en el Lancia Delta irremediablemente su imaginación vuela a ese HF Integrale 16V, potente, prestacional… nada más lejos de la realidad, el modelo creado por Saab se movía gracias a un 1.5 litros de 85 caballos, un modelo aburrido creado más por necesidad que por deseo.

Saab 9-5: un vehículo que se fabricó desde 1997 al 2009, un vehículo cuya versión más prestacional era capaz de ofrecer 260 caballos. En un principio uno de los vehículos más interesantes del mercado. Lamentablemente trece años después el vehículo todavía no se había renovado a diferencia de todos sus rivales.

Segunda Generación del Saab 900: Un vehículo que se fabricó entre 1994 y 1998, un vehículo equipado con un 2.0 litros de 185 caballos, tracción delantera disponible en carrocerías hatchback, familiar y convertible. Un vehículo que en un principio destacó por un rendimiento muy deportivo sin perder un ápice de confort. ¿Qué acabó con él? Básicamente que Saab intentó comercializar un Opel con faros nuevos.

Saab 9-7X: modelo fabricado entre 2005 y 2009 cuya versión más potente fue sin lugar a dudas la equipada con un V8 de 6.0 litros de 390 caballos con tracción total. Un vehículo que desde un principio destacó por un peso demasiado elevado. Finalmente no llegó a triunfar por algo tan simple como es que si quieres un SUV en el mercado quizás la mejor opción no sea tomar un Chevrolet TrailBlazer y ponerlo “guapo”.

Saab 9-2X: vehículo producido entre 2005 y 2006 cuya muerte estaba anunciada antes siquiera de llegar al mercado. Digo esto ya que, como puedes ver, no es otra cosa que un Subaru WRX de la época, de poco o nada sirvió su bloque de 2.5 litros capaz de desarrollar 230 caballos ya que ni mucho menos consiguieron aproximarse a las prestaciones del modelo de Subaru.

Saab 9-3: modelo fabricado entre 2002 y 2010 que destacó por cierta versión de 210 caballos con tracción total a las cuatro ruedas. Todo esto está muy bien, lamentablemente Saab se volvió a equivocar al suspender el portón trasero lo que finalmente destrozó parte de ese Saab Turbo X que todos quisimos ver en el nuevo 9-3

Saab 9-4X: modelo que nunca llegó a producirse básicamente porque volvía a ser un error en sí mismo, es decir, la historia se ha cebado con la compañía precisamente por coger y copiar todo tipo de plataformas General Motors y este vehículo no dejaba de ser un Cadillac SRX. Quizás aunque hubiese llegado a ser superior a su primo de plataforma directamente no hubiese tenido razón de ser

Vía | jalopnik


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *