22 noviembre 2007 Vídeos, Videojuegos

Como gran aficionado a los videojuegos y al motor me he quedado alucinado con este simulador. Se trata de un BMW Serie 3 modificado que lleva en su interior un ordenador incorporado, lo que le convierte en un auténtico simulador de conducción.

Un proyector colocado en la parte trasera del coche proyecta las imágenes en el cristal delantero, donde el conductor juega al videojuego con el propio volante del coche.

¡Yo quiero jugar ya!

Vía | El-Quidsi


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *