18 octubre 2016 Pruebas, Todoterrenos / SUV

CIMG4409

Nuestro recorrido por las playas de surf empieza en el norte de Portugal, es verdad que España tiene muy buenos lugares para hacer surf e incluso Galicia disfruta de playas que se llenan de amantes del surf sea cual sea la época del año, como por ejemplo donde vive un servidor, Playa de Patos (Nigrán).

Pero nosotros quisimos irnos al país vecino para conocer algo más de sus pueblos, muchos de ellos con gran encanto y que tienen los cascos históricos muy bien conservados o sus playas de grandes dimensiones y muchas de ellas en contacto con zonas de arboleda y monte. Y como acompañante llevamos un Jeep Cherokee Night Eagle con un propulsor de 200 CV, un buen aliado para cualquier aventura.

Día 1: Vila Praia de Ancora- Viana do Castelo- Espinho

CIMG5012Vila Praia de Ancora (Caminha)

Empezamos el recorrido en la frontera con España, en Vila Praia de Ancora (Caminha) que se encuentra entre la desembocadura del Río Miño. La localidad tiene una playa de gran extensión bañada por el Atlántico, donde habitualmente se hace surf en la parte más cercana al centro de la villa. Además del surf, cerca se encuentra la ciudad de Caminha que tiene un casco histórico interesante para visitar (incluso conserva la muralla del S.XIII).

CIMG5668Foto desde Santa Luzia de Viana do Castelo

Desde Vila Praia de Ancora tomamos dirección Viana do Castelo, una de las ciudades más importantes y grandes de la zona norte de Portugal. En esa misma carretera nacional existe una parada curiosa, un molino de viento al lado del mar, el “Farol de Montedor”, por no hablar de las pequeñas playas que aparecen en la carretera incluso alguna de ellas con un viejo fuerte. Viana do Castelo además de ser un buen lugar para practicar surf (en la Playa de Luzia Mar) también tiene el templo de Santa Luzia en la parte más alta de la ciudad, desde donde se pueden ver unas vistas panorámicas de toda la ciudad y del mar. Viana es un lugar recomendable para comer, siendo una ciudad siempre unida al mar, tanto por la pesca como por sus pequeños astilleros desde donde aún a día de hoy salen barcos de pequeño tamaño.

CIMG4432Embarcaciones tradicionales en la playa en Espinho

Nuestra última parada del día será Espinho. Se trata de una de las mejores zonas del norte de Portugal para hacer surf puesto que su playa de 17 km de longitud tiene unas olas ideales para disfrutar enfundado en un neopreno, y si te lo olvidas, en la zona alquilan el equipo necesario. Es un destino típicamente turístico para aquellos que buscan sol y playa, aunque cabe destacar que aún se sigue manteniendo la tradición de la pesca, con las barcas de los pescadores presentes en el litoral y con la venta de pescado fresco a primera hora de la mañana.

Impresiones de conducción

CIMG4440

El Jeep Cherokee es diferente, algo que se nota incluso antes de que nos pongamos al volante, y más aún esta edición especial Night Eagle con diferentes detalles en negro y un aspecto que no deja a nadie indiferente. Los faros frontales en tres niveles le aportan personalidad, mientras que la enorme parrilla de Jeep es de color negro en esta edición especial. Bajó el capó la gama de motores diesel que puede equipar van desde los 140 CV del diesel más pequeño hasta los 200 CV de esta versión que además incorpora la tracción total Active Drive I (sin reductora) y la caja de cambios automática de nueve relaciones.

En su interior vemos un acabado de calidad y acorde con el precio del Cherokee, ahora sí que podemos hablar de un vehículo que pertenece al segmento premium (el salto de calidad con respecto a la anterior generación es radical). Los materiales utilizados son blandos y agradables al tacto, destacando partes del salpicadero forradas en cuero, así como la enorme pantalla táctil de 8,4 pulgadas que aglutina todo el control del sistema multimedia, climatizador, navegación -con mapas 3D- y demás sistemas. La instrumentación es sencilla pero completa en información -en las versiones más equipadas la instrumentación es digital- aunque la que equipa nuestra unidad es más que suficiente, con un completo ordenador de abordo y múltiples informaciones (temperatura del aceite, refrigerante, carga batería, información sobre consumos, indicaciones de navegación…)

CIMG4351

La postura de conducción es elevada, lo asientos de cuero son de serie en esta edición (aunque para zonas con clima cálido se agradecería que fuesen microperforados), disponen de reglaje eléctrico y de calefacción (pero no de ventilación). Eso sí, en carretera son asientos cómodos y el mullido es muy agradable, ahora bien, a la hora de afrontar una carretera algo más complicada o con bastantes curvas, notamos que la sujeción lateral no es muy buena.

En los primeros kilómetros -casi todos por carretera-, el propulsor del Cherokee es potente pero le falta suavidad, eso sí, nos ha sorprendido el nivel de insonorización del habitáculo especialmente en autovía, en este aspecto el confort abordo es sobresaliente. Si practicamos una conducción tranquila es un coche de reacciones suaves, un elevado confort abordo y la caja de cambios automática de 9 velocidades (de convertidor de par) también ayuda a esto, al cambiar las marchas de manera suave.

CIMG4395

Sólo tiene un pero, el modo secuencial o modo ERS como se denomina, que lo único que nos permite es seleccionar la marcha más baja posible y mantener el cambio en esa velocidad, pero si queremos subir marchas, la caja no lo hace de manera inmediata. En nuestro recorrido por carretera, poniendo a prueba el cambio, antes de una rotonda decidimos bajar marchas desde 6ª a 3ª, seleccionándola en la palanca de cambios, pero una vez pasada la rotonda, si queremos ir cambiando hasta 6ª lo único que nos permite la caja es seleccionar la marcha, ya la transmisión la engranará cuando considere, nos parece un aspecto mejorable.

El confort al volante sólo se ve limitado por sus medidas, altura y peso -1.977 kg- puesto que en zonas con curvas hay que ser consecuente con todo lo anterior, al aparecer ciertas inercias totalmente normales en este SUV. Tras más de 140 km por carretera nos ha llamado la atención el consumo, puesto que si somos cuidadosos con el pedal del acelerador, es fácil bajar de los 6 litros a los 100 km, es más en nuestro recorrido hemos conseguido 5,7 litros a los 100 km sin demasiado esfuerzo.

Seguimos en ruta, la próxima dirección Figueira da Foz, un verdadero santuario del surf en Portugal.


También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *