26 agosto 2008 Industria

land-rover-range-rover-sport-l320.jpg

No es un misterio que ahora los todoterrenos ya no están de moda y pierden ventas en Estados Unidos y en Europa, y Land Rover no se salva de ser afectada. En mercados emergentes como China y Rusia tienen la situación contraria, y los SUVs tienen mucho éxito por allí.

Pero para Tata, actual propietaria del fabricante británico, no son suficientes esas ventas, y prefiere disminuir la producción de Land Rover para prevenir posibles pérdidas mayores por si empeora más la situación del mercado.

Para intentar equilibrar la producción con las ventas, se han movido 300 trabajadores de la planta de Solihull de Land Rover a la de Broomwich de Jaguar. También se ha reducido la fabricación del Jaguar X-Type en la planta de Halewood ya que sus ventas tampoco están siendo muy buenas.

Tata vigilará las ventas de la marca británica de cerca ya que es la que mayores beneficios le da de las dos que adquirió recientemente, pero si las ventas de SUVs siguen empeorando, lo más probable es que siga habiendo recortes de producción.

Vía | Autoblog


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *