9 octubre 2015 Conceptos, Hidrógeno, Salón de Tokio

toyota_s-fr_011
Hace muy poco os contábamos que Toyota tenía preparados varios coches conceptuales para ser presentados durante el Salón de Tokio 2015. Incluso os presentamos el Toyota Kikai, un prototipo destinado a enseñar la mecánica del automóvil a los visitantes y asombrarlos con las capacidades de su departamento de diseño. Pero no es el único concept car que se podrá ver en la cita japonesa, así que os traemos a los otros dos protagonistas del evento, el Toyota S-FR y el Toyota FCV Plus.

El Toyota S-FR es un coche de estudio en el que la marca ha puesto toda su experiencia en vehículos ligeros y de los que permiten a los conductores experimentar sensaciones muy intensas. Es un vehículo básico, que presenta una carrocería extremadamente ligera, aunque no por ello carente de resistencia y que permite una conducción, según los datos ofrecidos por la marca, muy suave. La configuración del motor delantero que transmite la potencia al eje trasero es parte de esa experiencia que se quiere transmitir al conductor. La caja de cambios manual de seis velocidades ayuda a ofrecer esa intensidad que se busca producir.

En el aspecto estético, el Toyota S-FR tiene la parte frontal de la carrocería como se espera encontrar en un deportivo, con un capó con una imagen agresiva, un morro largo y ancho que acredita su deportividad. En cuanto al interior, se ha buscado sorprender con la sencillez que caracteriza los distintos elementos del coche. Eso sí, sin perder de vista la concepción moderna y actual del coche. Tiene una longitud de 3.990 mm, una anchura de 1.695 mm y una altura de 1.320 mm, con una distancia entre ejes de 2.480 mm, lo que deja un buen espacio en cabina.

El Toyota FCV Plus, un concepto movido con hidrógeno pensado en la comunidad

El uso de la pila de combustible movida por hidrógeno es una de las ideas más innovadoras surgidas los últimos años. El hidrógeno utilizado como combustible genera residuos no contaminantes y es una fuente de energía barata y estable. Ya hay algún modelo comercial basado en este concepto y Toyota quiere ir más allá con el Toyota FCV Plus.

toyota_fcv_plus_001

Para ello ha creado este coche, que equipa la pila de combustible en la parte delantera, frente a los neumáticos delanteros y el depósito de combustible tras los asientos posteriores. Cada una de las cuatro ruedas equipa un motor eléctrico, lo que favorece la utilización del espacio interior y crea una experiencia de conducción suave y agradable.

Pero donde quiere incidir la compañía es el uso que se le puede dar al coche como generador de electricidad para la comunidad. Cuando no se está utilizando como vehículo, puede generar energía y volcarla a la red, permitiendo que la comunidad se beneficie de ella. De esta manera, no solo resulta ser un coche comprometido con el medio ambiente, sino también con la propia sociedad.

Fuente | Toyota


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *