29 agosto 2013 Industria

rav1

Cuando se da a conocer un nuevo rediseño o una nueva generación de coches, hablamos por lo general de cambios estéticos o de cambios en el motor. Sin embargo, el bastidor permanece inalterable en la mayoría de los casos (salvo en coches de alto precio o en deportivos) para mantener una línea de producción entre una generación y otra que repercuta lo menos posible en los costes de fabricación. Sin embargo, Toyota ha decidido tomar el camino inverso y ha comenzado un programa de re-ingeniería de toda su línea de vehículos.

El motivo para tomar esta decisión, han sido algunos pobres resultados logrados en los choques frontales, sobre todo de parte de la NHTSA americana. Toyota no puede darse el lujo de perder terreno en un mercado como el americano en donde confía la mayoría de sus ventas, así que desde el año pasado se ha puesto a la tarea de estudiar modificaciones para mejorar la seguridad de la mayoría de sus modelos.

Los cambios de los que se hablan será implementados en el RAV4 y otros modelos del mercado americano “lo antes posible”, según el jefe de producción e ingeniería de la marca. Si bien no se ha mencionado qué vehículos de la línea americana serán mejorados, se ha asegurado que van a optimizar la resistencia de las piezas estructurales en cada caso y que el RAV4 no será el único vehículo que tenga que ser revisado.

En cuanto a Europa, Toyota ha logrado buenos resultados en EuroNCAP, siendo el RAV4 y el Auris los dos últimos vehículos de la marca probados en choques frontales. Ambos vehículos recibieron cinco estrellas, con una puntuación casi perfecta de parte del Auris. No se sabe si la re-ingeniería se aplicará también a los modelos europeos.

Fuente | Automotive News

Foto | Toyota España


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 agosto 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *