14 marzo 2017 Coupés, Historia

Volvo 262C (2)Volvo 262C

El Volvo 262 coupé fue una apuesta arriesgada de la marca sueca y con el que se desmarcaron de cualquier coche fabricado por ellos hasta la fecha. Dentro de la serie 200 estaba el Volvo 264 presentado en otoño de 1974 y, dos años después, le tocó el turno al Volvo 265, que fue el primer vehículo station wagon de la marca y tenía un motor de seis cilindros.

En el Salón del Automóvil de Ginebra celebrado en marzo de 1977, vió la luz el Volvo 262C. Se trataba de un coupé de dos puertas con los montantes del parabrisas pronunciadamente inclinados y un techo 60mm más bajo. Se eliminó el espacio para la rueda de repuesto en la parte trasera, mientras que el resto de la carrocería se mantuvo idéntico. Fue una versión inesperada que no dejó a nadie indiferente.

Al dejar de fabricar el Volvo 1800ES en 1973, este se encontró sin sucesor inmediato, por lo que se pensó en un coupé de lujo, ya que parecía en ese momento una opción más acertada que cualquier otro deportivo. Jan Wilsgaard, diseñador jefe de Volvo durante décadas, hizo los bocetos del diseño, pero nunca llegó a construir maqueta alguna. Lo que hizo, fue recurrir a un Volvo 164 que se había estado utilizando para realizar pruebas de nuevos interiores.

En la empresa del diseñador italiano Sergio Coggiola afincada en Turín, la carrocería de cuatro puertas se reconstruyó para convertirla en una carrocería de dos puertas con un techo más bajo. El amplio pilar C se adornó con tres coronas sustituidas más tarde por una sola en el vehículo de producción, símbolo heráldico nacional de Suecia, y el techo fue recubierto con vinilo.

Volvo 262C (6)Volvo 262C

Una de las cosas por las que destacaba el Volvo 262C, era por tener un habitáculo con una excelente calidad de materiales. Cuero y madera noble, eran los predominantes. Los asientos, los reposacabezas, los laterales de las puertas, incluso los tiradores curvados, todo ello estaba tapizado en cuero.

El motor que utilizó inicialmente el 262C era un V6 de 2.7 litros y 140 CV de potencia. Las demás versiones de carrocería de la serie 260 utilizaban el mismo propulsor y se desarrolló conjuntamente con Peugeot y Renault. La fabricación se realizó en Douvrin, Francia, bajo el auspicio de la compañía Société Franco-Suédoise de Moteurs-PRV. La designación del motor de Volvo era B27E y, gracias a que los bloques del motor y las culatas estaban fabricados en aluminio, pesaba menos de 150 kg.

Era un vehículo tan especializado que se fabricaba en pequeñas cantidades, que Volvo decidió externalizarlo de su fábrica de Gotemburgo. El montaje final se realizó en la fábrica italiana Carozzeria Bertone, que también se encargó de la producción del 264TE limo. Los kits se enviaban a Turín, donde se modificaban las carrocerías, se pintaban y se ensamblaban. Un pequeño emblema situado en la parte inferior de las aletas delanteras era el único indicativo de que Bertone había construido el vehículo.

Volvo 262C (12)Interior del Volvo 262C

En sus dos primeros años de comercialización, el Volvo 262C sólo estaba disponible en color plata metalizado con techo de vinilo negro. A partir de 1979, también empezó a fabricarse en dorado metalizado sin techo de vinilo. Durante ese año, se introdujo también una nueva parte trasera, en todos los modelos sedán de la serie 200, con un maletero que descendía en el extremo trasero. En 1980 dejó de fabricarse la combinación de negro y azul claro metalizado y plata metalizado con techo de vinilo.

El mercado norteamericano fue muy importante también para este modelo, ya que entre 1976 y 1977, se fabricaron 3.329 vehículos del Volvo 262 de gran lujo exclusivamente para EE.UU.. Tenían una carrocería estándar de dos puertas como el 242, pero con un motor V6 y la exclusiva parte delantera de la serie 260.

En 1981, la serie 200 se sometió a una importante renovación con la introducción de nuevos paragolpes más estilizados y nuevos faros. El B27E pasó a ser el B28E cuando se mejoró la cilindrada del motor y se añadieron 14 CV más. La nueva combinación de colores era una pintura en dos tonos: dorado y marrón tostado. Las últimas unidades vendidas en 1981, ya se consideraban piezas de coleccionista. En total, se fabricaron 6.622 vehículos entre 1977 y 1981. Hasta 1985 no se presentó el sustituto del 262C. Se trataba del Volvo 780 con el que se continuaba la colaboración con Bertone, ya que este nuevo vehículo se diseñó y se construyó en Italia.

Fuente | Volvo


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *