7 octubre 2008 Industria

volvo-eco-drive-7.jpg

Si los híbridos tradicionales ya comienzan a ver aumentar su número de seguidores en los últimos tiempos, cuando se combinen con motores diésel es posible que los consumidores hagan fila para conseguir uno, porque son una solución incluso mejor que los primeros. Por desgracia, están resultando más difíciles de desarrollar debido a que los bloques de gasoil no son tan compatibles con los requisitos que imponen los eléctricos.

Sin embargo, el fabricante sueco anuncia que podría reducir la espera pues está trabajando en dicho sistema híbrido combinando un motor diésel convencional con otro eléctrico que haga la vez de propulsor auxiliar, donde el primero se encargue del eje delantero y el segundo del trasero, por lo que tendría tracción a las cuatro ruedas.

El primer producto con esta mecánica podría verse en 2012 o antes, tras el cual llegaría la ansiada versión “plug-in” con enchufe para recargar las baterías del motor eléctrico. Los modelos que inicialmente recibirían el sistema serían los más altos de la gama.

Hasta entonces, la estrategia de Volvo para seguir ampliando su tecnología ecológica será implantar el sistema start-stop en todos los modelos de la gama, así como versiones de emisiones y consumos reducidos e ir sustituyendo los motores de ocho cilindros por otros de seis turboalimentados, más prósperos en la coyuntura actual del mercado.

Vía | Autoblog en Español


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *