5 abril 2017 Seguridad

Rentenciones-semana-santa

Cuando se acerca el momento de las vacaciones hay una gran cantidad de desplazamientos. Durante el verano, por ejemplo, hay muchos desplazamientos, pero la mayoría se concentran en los cambios de quincena, que es cuando comienzan o terminan las vacaciones. En Semana Santa se produce algo similar, pero los desplazamientos se producen en solo unos días, por la corta duración de estas vacaciones de primavera. Para este año 2017 se calcula que habrá unos 14 millones de desplazamientos, concentrados en muy pocos días.

Esto provoca que haya muchas retenciones en determinados puntos. Estas caravanas fuerzan a avanzar muy lentamente, aunque también representan un serio riesgo para la seguridad. De hecho, se han registrado estadísticas que muestran que en estas caravanas se producen accidentes que suelen causar heridas y daños en los ocupantes del vehículo. Esto viene provocado por el alcance, ya que al circular tan lentos, hay momentos en que se acelera y se producen frenazos, provocando golpes que incluso pueden implicar a varios coches.

trafico_01

De todos los accidentes con heridos que se producen al cabo del año, el 24,5% se producen por alcance en retenciones. Por suerte, no se trata de accidentes con altas tasas de mortalidad, ya que solo el 10% de los muertos en accidentes de tráfico se producen en accidentes de este tipo. Aún así, en este tipo de accidentes, aunque sean a baja velocidad, hay heridos y se producen daños.

Cuando hay un golpe de estas características, se produce un desplazamiento de los usuarios de los coches, provocando el conocido como latigazo cervical. La zona del cuello es la principal afectada en estos casos. Una lesión leve que no representa un problema muy grave, pero que puede hacer que los ocupantes del vehículo alcanzado deban llevar collarín ortopédico durante varios días y que puede causar lesiones más importantes. Además, si no se utiliza el cinturón de seguridad, se puede producir un golpe contra el volante o el salpicadero que cause daños mayores.

Para evitar este tipo de accidentes, hay que tener en cuenta algunos consejos para circular de manera segura en los casos en que nos veamos atrapados por una retención. Ante todo, en una caravana hay que mantener la calma. Nada de acelerar el coche, ya que se producen frenazos constantes que pueden hacer que se golpee al vehículo precedente y causar un accidente.

emisiones-diesel (7)

Lo más adecuado es mantener una velocidad adecuada a las condiciones del tráfico, a velocidades moderadas y atentos al comportamiento del mismo. La distancia de seguridad es fundamental en estos casos, así que hay que procurar mantenerla siempre, incluso si se trata de una retención. Esta es la que nos permitirá frenar sin problemas y evitar los frenazos bruscos. Al tratarse de una velocidad lenta, también se puede tener una distancia de seguridad inferior a la necesaria cuando se circula a 80 km/h, por ejemplo.

Hay que evitar cambiar de carril de manera continua, porque en una retención de estas características no se avanza en un carril más que en otro, sino que todos ellos sufren las mismas condiciones, aunque se perciba de manera diferente. Y, sobre todo, hay que llevar siempre el cinturón de seguridad, además de tener el reposacabezas colocado a una altura adecuada a la nuestra y que evite que se produzca una lesión en las cervicales.

Y ante todo, repito, calma. Ponerse nervioso no sirve de nada, ni utilizar el claxon, porque por mucho ruido que se haga y por muy nervioso que se ponga uno, la fila de coches no avanzará más. Paciencia.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *