19 abril 2017 Berlinas, Gama / versiones, Salón de Shanghai

2018-mercedes-amg-s63-sedan-1

La llegada de un nuevo modelo de la marca de la estrella siempre supone un acontecimiento, máxime cuando se trata del buque insignia de Mercedes.

El Salón de Shanghai ha servido de escenario para que Mercedes-Benz presente la actualización de la Clase S, que renueva su imagen y su tecnología dando un salto adelante.

Diseño

La actualización de la actual generación de la Clase S llega tras tres años en el mercado. La Clase S es, por tanto, uno de los modelos más veteranos del segmento tras la renovación de rivales como la Serie 7 de BMW o el LS de Lexus. Solo el Audi A8 es más antiguo, aunque la llegada de una nueva generación del modelo de los cuatro aros está prevista para este mismo año.

2018-mercedes-benz-s550-3

Mercedes es consciente de ello, y ha decidido refrescar la apariencia de su berlina más grande con la incorporación de ciertos detalles entre los que destacan, por ejemplo, la presencia de paragolpes rediseñados, más atractivos a la vista, y nuevas ópticas tanto delanteras como traseras, que configuran una firma lumínica más atrayente. No faltan tampoco nuevos colores para la carrocería y nuevas llantas de aleación.

Interior

El interior del actual Clase S sorprendió a propios y extraños en su lanzamiento. Rompiendo con lo visto con anterioridad en la marca de la estrella, el habitáculo destacaba por la presencia de líneas muy fluidas, grandes pantallas y numerosos puntos luminosos, haciendo del Clase S una especie de nave espacial.

2018-mercedes-maybach-s-class-3

La renovación es, en esta ocasión, algo más liviana al menos en el plano visual, ya que se ha limitado a la mejora del sistema de información, que ahora integra en un gran panel las dos pantallas, tanto la de la instrumentación como la del sistema multimedia. Se han ampliado de nuevo las posibilidades cromáticas con nuevas tonalidades de iluminación, nuevos revestimientos y nuevas molduras decorativas.

Tecnología

La tecnología siempre ha sido una de las características que han conformado el carácter de la Clase S de Mercedes, un vehículo que se ha considerado pionero durante décadas. La marca alemana quiere prolongar su dominio en el tiempo, ampliando de forma muy sustancial la carga tecnológica de su gran berlina.

La renovada Clase S podrá disfrutar de un sistema “Wellness” para mejorar el ánimo y el estado físico de los ocupantes del vehículo. Este sistema se denomina ENERGIZING y propone hasta seis diferentes ajustes, que modifican la ambientación a bordo, la iluminación, la climtazación de todos los elementos del coche e, incluso, la música que se reproduce en el equipo multimedia.

2018-mercedes-amg-s63-sedan-3
La carga tecnológica de la nueva Clase S es prácticamente insuperable
El equipo de iluminación también evoluciona, y ahora podrá contar con unos nuevos faros denominados Multibeam LED, con un nuevo sistema de procesamiento de información. Entre las mejoras encontramos unas transiciones más suaves y rápidas entre luz y oscuridad, un menor índice de deslumbramiento y un mayor alcance, que en el mejor de los casos puede superar los 600 metros.

La suspensión activa del modelo alemán ya despuntaba entre sus rivales gracias al sistema ROAD SURFACE SCAN, capaz de “leer” las imperfecciones de la vía antes de alcanzarlas, adaptando el funcionamiento de los amortiguadores en búsqueda del mayor confort posible. Este sistema ha evolucionado y ahora incluye un sistema de inclinación en curva que permite mejorar la dinámica de conducción sin que los pasajeros sufran lo más mínimo.

Nuevas mecánicas

La actualización de la Clase S ha sido el momento escogido por Mercedes para presentar sus nuevos motores de seis cilindros en línea, que progresivamente irán sustituyendo a los actuales V6. Esta nueva configuración mecánica, que Mercedes abandonó hace 15 años, llegará con opciones tanto diésel como gasolina. Además del motor, es también nuevo el sistema de sobrealimentación, que dependiendo de la versión correrá a cargo de un turbocompresor combinado con un compresor eléctrico.

2018-mercedes-amg-s63-sedan-2

Por su parte, las variantes AMG S63 modifican también su configuración, sustituyendo el 5.5 V8 empleado hasta la fecha por el 4.0 V8 biturbo que ya emplean la práctica totalidad de la familia AMG. Con este motor, el AMG S63 4Matic+ alcanzará los 612 CV, manteniendo aún la opción del motor V12 como alternativa exótica para los más caprichosos.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *