29 junio 2012 Curiosidades, Seguridad

Desde el día domingo para circular por las calles y carreteras francesas habrá que llevar encima un alcoholímetro portátil que deberá ser usado en los casos en que seamos requeridos a hacerlo por las autoridades correspondientes, además de que la ley contempla la teórica acción de que todos los conductores realicen el test de alcoholemia sobre sí mismos antes de salir en el coche.

La nueva ley ha sido aprobada desde el año pasado en el país galo, después de que se han conocido algunas estadísticas que han llamado a la alarma de las autoridades. A pesar de que las muertes en accidentes de nuestros vecinos han disminuido significativamente de lo que era hace años, el 30% de los 4.000 muertos el año pasado tenían un nivel de alcohol en la sangre mayor a lo permitido.

Las autoridades francesas quieren llevar todo esto a un nivel aún mayor de exigencia de parte de la ley y de compromiso de parte de los conductores. Uno de los proyectos ulteriores es que un juez pueda imponer a una persona condenada por haber conducido bajo los efectos del alcohol la obligatoriedad de introducir en su vehículo un alcoholímetro que bloquea el arranque del motor.

De momento, las multas no se aplicarán (comenzarán a aplicarse a partir de noviembre). Pero no te asustes porque no hay motivo: si somos sorpendidos circulando en Francia sin este alcoholímetro, estaremos sujetos a una multa de 11 euros, con lo que esto seguramente no pasará más allá de ser una simple exigencia para circular, como lo son el kit de primeros auxilios, las bombillas de repuesto o el extintor.

Vía | DetNews


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *