10 octubre 2012 Industria, Opinión

Día a día, nuestros peores miedos se hacen realidad cuando hablamos de coches en España. Con unos costos cada vez más altos, ahora el gobierno español está estudiando implantar la Euroviñeta, el canon que en teoría consiste en repartir el coste de las carreteras entre los usuarios reales de las carreteras y no entre todos los que pagan impuestos, entre los cuales hay gente que ni coche tiene.

La ministra de Fomento ha rechazado los argumentos de las empresas concesionarias de peajes, de subvencionar aquellas compañías que están en bancarrota, y se ha decidido por la Euroviñeta, originada en Alemania y Suiza (recientemente Portugal) entre los usuarios de autopistas. El dinero producido por este nuevo Canon iría a parar al mantenimiento de las carreteras más deficientes en conservación en España, que son la mayoría.

Pero no nos engañemos ni que nos engañen. Parece que la Euroviñeta española tendría una vuelta de tuerca más, ya que no sería solo para los usuarios de carreteras, sino para todo el mundo que tenga coche. No recaudarán los 2.000 millones de euros anuales que se estima darían los peajes en todas las carreteras, pero sería un gravamen más destinado a todo tipo de vehículos en calidad de potenciales usuarios.

De acuerdo a los primeros ensayos de la Euroviñeta en España, el impuesto anual sería de 40 euros, con una recaudación estimada de alrededor de 1.500 millones de euros. Sin duda, una de las exigencias de la troika (Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo) para recaudar más a costa de lo que sea.

Vía | El Confidencial


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *