28 diciembre 2011 Berlinas, Deportivos, Fotos, Pruebas

Seguimos con la prueba del Lexus IS200d F-Sport, un coche que destaca principalmente por su diseño deportivo y diferente. Precisamente hoy queremos centrarnos en hablar del diseño exterior, en cómo convertir una berlina diesel de 150 CV tradicional, en una berlina deportiva que llama poderosamente la atención.

El movimiento de Lexus me parece de lo más acertado, poniendo a disposición de un cliente que no quiere un coche que consuma demasiado, que busca un modelo diesel pero que tampoco quiere renunciar a un diseño llamativo. Mientras que el interior nos ha sorprendido por la calidad de los acabados y por la extensión de la deportividad exterior a sus asientos… sigue con nosotros en este repaso del Lexus IS200d F-Sport.

Diseño exterior

La puesta en escena de Lexus con este modelo ha sido brillante y es que puede gustar más o menos, pero llama la atención. Y no porque lo digamos nosotros, sino porque tras una semana con este IS200d nos ha quedado claro que levanta expectación, la gente nos preguntaba sobretodo por la potencia del coche.

La esencia del acabado F-Sport son unas defensas delanteras más deportivas, al igual que las traseras ,llantas en color negro (de serie en este color) y este azul eléctrico exterior, el resultado es un modelo con aires deportivos.

En el frontal destacan, además de lo deportivo, las luces diurnas tipo LED (de serie) mientras que nuestra unidad disponía de las luces de xenon (también de serie en este acabado). La tecnología LED también se usa en las luces traseras, puesto que las luces de posición y freno son de tipo LED.

Diseño interior, espacio y acabados

Por dentro nos ha sorprendido gratamente el puesto de conducción, es típicamente japonés en la disposición de los mandos, siendo algo liosos de controlar porque algunas funciones del climatizador de dos zonas las tenemos que controlar desde la consola central y otras desde la pantalla táctil (como por ejemplo accionar el Aire Acondicionado).

El resto de mandos tienen una disposición correcta, pero para las funciones de audio también usaremos la pantalla táctil para controlar prácticamente todo, eso sí, hay teclas en la consola central para accesos rápidos a la radio o el CD.

La calidad es correcta al contar con superficies acolchadas en prácticamente todo el salpicadero, incluyendo la parte inferior y las puertas, en definitiva está a la altura del segmento premium que ostenta.

Las únicas pegas que encontramos en materiales son algunos plásticos duros usados en la consola central, que son más propios de una berlina generalista que de una premium. Como detalle de calidad, tenemos el techo y los parasoles que están forrados de un material similar en tacto al terciopelo, que completa el conjunto de manera notable.

Las plazas delanteras destacan por las butacas que tiene como asientos (calefactables y eléctricos de serie), recogen perfectamente el cuerpo y cuentan con una sujeción lateral correcta y acorde al toque deportivo de este F-Sport. Eso sí, las plazas delanteras son un poco justas en altura si mides más de 1,80 metros y la posición del tren central envuelve al conductor lo que le resta espacio por un lado pero gana en practicidad al tener todo a mano, como la postura de la palanca de cambios algo elevada.

Las plazas traseras destacan por la sujeción lateral, son dos plazas muy cómodas, a excepción de la central más dura en el respaldo y estrecha, pero las laterales destacan por envolver a los pasajeros y sobretodo nos ha sorprendido por la sujeción lateral y por su comodidad.

Huecos y maletero

En el tren central disponemos de varios huecos, pero de pequeño tamaño (hueco para la llave y cofre central con dos cavidades más con posavasos incluido). Las guanteras de las puertas tienen un tamaño correcto, pero en las plazas traseras no disponemos de guanteras en las puertas algo que le resta practicidad.

Eso sí, la guantera principal es grande y con formas regulares lo que permite aprovecharla al máximo, hasta tiene un hueco específico para guardar los enormes manuales del vehículo que caracterizan a los modelos japoneses (es una curiosidad, pero un manual de un coche japonés duplica al de cualquier otro modelo europeo en páginas).

El maletero tiene una capacidad de 398 litros, una cifra pequeña para tratarse de una berlina, pero sus formas son aprovechables y se encuentra comunicado con el interior del vehículo por si tenemos que guardar unos skys o algún elemento algo más largo de lo habitual.

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 diciembre 2011
  2. Lexus IS 250 F-Sport, prueba (Diseño, equipamiento y valoración) | Autos 2020 15 noviembre 2012
  3. Lexus IS 250 F-Sport, prueba (Diseño, equipamiento y valoración) 3 diciembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *