3 noviembre 2012 Fotos, Pruebas, Todoterrenos / SUV

Seguimos con el Mazda CX-5, un todocamino que hemos probado con el motor diesel de 2,2 litros con la tecnología SKYACTIV y con una potencia de 150 CV. Asociada al motor teníamos una caja de cambios automática de seis relaciones y el sistema de tracción total.

Todo sobre el motor, la tecnología que estrena y el comportamiento del CX-5 lo hemos visto en la primera parte de la prueba. Ahora en esta segunda vamos a por el análisis de los aspectos de diseño, diseño que también supone un cambio con respecto a otros modelos Mazda. Otro de los puntos que revisaremos en este apartado es el interior, el espacio y calidad de acabados (que se ha incrementado notoriamente) y el maletero.

Diseño exterior

El Mazda CX-5 inicia el rodaje del diseño “Kodo”, así es como Mazda ha denominado a las nuevas líneas que lucirán en sus futuros modelos. Un ejemplo de ello, es el nuevo Mazda 6. Entre los principales cambios tenemos un nuevo frontal, toda una seña de identidad que se irá extendiendo a otros lanzamientos y nuevos modelos.

Del frontal también destacan los faros, con tecnología bi-xenon y direccionables. Además es el primer Mazda en incorporar las luces largas automáticas, todo esto está disponible de manera opcional en todos los niveles de acabado.

Lateralmente el diseño fluido, imitando el movimiento, es lo que se ha definido como “Kodo”, líneas que también encontramos en la zaga, donde destaca la doble salida de escape. Los neumáticos de serie en el acabado Style de nuestra unidad de pruebas eran de medidas 225/65 R17, es decir, con elevado perfil ideal para circular por zonas en mal estado.

Diseño interior, habitabilidad y acabados

El puesto de conducción y salpicadero del Mazda CX-5 es completamente nuevo, nuevo en todos los aspectos, porque también aparecen materiales que hasta hace poco eran impensables en Mazda. Hablamos de zonas con tacto blando, mejora sustancial de la calidad de los acabados y el fin de ese plástico de tacto duro que estaba presente en todos los interiores de la marca (y de muchas marcas japonesas).

Las líneas son sencillas, teniendo en la parte central el sistema de navegación y sonido que controla las funciones de radio, navegador y teléfono. Además estrena un joystick en el tren central (entre los asientos) desde el que podemos controlar el sistema con mayor comodidad. Aunque, es curioso, que todas las funciones que tiene el joystick se pueden hacer manualmente desde la pantalla táctil del navegador.

Otro elemento destacable es el ordenador de abordo, la instrumentación muy completa en información y con pantalla a color. En el volante tenemos un nutrido grupo de botones que controlan desde el audio, hasta el teléfono, pasando por el cruise control.

La postura de conducción es elevada, cómoda y típica de un SUV. Los asientos recogen bien el cuerpo y ahora están disponibles con nuevas tapicerías, como cuero microperforado (algo que se agradece en verano). La sensación al volante es de espacio, parece más grande por dentro que visto desde el exterior.

Detrás sorprende por espacio, está a la altura de una berlina media, y los ocupantes viajan con total comodidad en los asientos, eso sí, el acceso a las plazas traseras es elevado y una persona mayor puede tener alguna que otra complicación para subirse al coche (por otro lado, es algo típico de algunos SUV).

Maletero y huecos

Empezamos por el apartado de huecos, en las plazas delanteras tenemos varios lugares donde dejar nuestras cosas en el tren central, en la parte inferior de la consola central y en las puertas. Mientras que en las plazas traseras los huecos empiezan a estar más escasos, porque las guanteras de las puertas son pequeñas y estrechas, una libreta de tamaño medio (mitad de folio) no entra en las guanteras.

Finalmente en el apartado de maletero la capacidad total es de 463 litros de capacidad. Eso sí, muy aprovechables, porque tiene formas regulares y al disponer de portón tenemos una buena boca de carga.

En la tercera parte de la prueba nos centraremos en el equipamiento de serie del Mazda CX-5, repasando los elementos de seguridad y las innovaciones que incorpora este SUV japonés. Tampoco faltará el repaso por los precios y cerraremos las pruebas con una valoración general del VW Tiguan y Mazda CX-5.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 noviembre 2012
  2. Mazda CX-5 2.2 SKYACTIV-D 150 CV AUT 4WD, prueba (Equipamiento, precios y valoración general) | Autos 2020 6 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *