16 enero 2012 Curiosidades, Limusinas


En este accidente intervinieron tres factores: un Mercedes-Benz S65 AMG (motor V12 biturbo y 630 CV), un ruso y el alcohol. Antes de continuar, conviene indicar que no hubo muertos y que lo único dañado fue la estructura del lujoso automóvil.

Sucedió ayer por la noche en San Petersburgo, Rusia, cuando el conductor del vehículo volvía de una boda con la compañía de unos amigos y otros tantos litros de alcohol en las venas. Circulando a unos 200 km/h el Mercedes se desestabilizó, derrapó y comenzó a dar vueltas de campana. Es gracioso que la tragedia terminara justo delante de un distribuidor local de Lada.

Los ocupantes fueron capaces de salir del malogrado vehículo por su propia cuenta y esperar pacientemente la llegada de los servicios de emergencia.

La matrícula del Mercedes fue retirada de inmediato y no hay ningún dato acerca de la identidad del conductor, lo que sugiere que se trata de alguien “importante”, como un político o un criminal. No sé, en Rusia la diferencia entre ambos es escasa. Lo único que se sabe con certeza es que tuvieron mucha suerte.

Fuente | CarLifeBlog


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *