27 junio 2012 Opinión

Hace varias semanas que veo que llenar el depósito me sale un poco más barato, debido a la bajada del precio del petróleo y la consiguiente aplicación por parte de las petroleras al precio final de la gasolina. Pero los números no me terminan de cuadrar.

Desde que se liberalizó el precio de los carburantes allá por octubre de 1998 todos pensábamos que subiría o bajaría y que habría una horquilla de precios más amplia en la misma zona; todos equivocados porque ahora en la misma zona, independientemente de la petrolera, encontramos una diferencia de menos de 1 céntimo.

Se entiende que cuando un precio se va a regir por el mercado, por la ley de la oferta y la demanda, siempre habrá competencias y el beneficiario será el consumidor; todos sabíamos que este no era el mejor ejemplo y el paso de los años ha terminado dando la razón al consumidor. El no escrito acuerdo entre las principales petroleras era más que previsible.

A día de hoy, tras casi 14 años, todo sigue igual, sin que el Gobierno, independientemente de rojos o azules, hagan nada ¿la razón? los impuestos les interesan. Pero una cosa está muy clara y es que las petroleras aplican el precio cuando les interesa, sin que el consumidor pueda hacer nada. Y es que el carburante es algo muy necesario en nuestra vida.

Siempre me he sentido impotente cuando atribuyen el incremento de precio al encarecimiento del barril de petróleo, que hacen efectivo a los pocos días, pero que a la hora de bajarlo “hay que agotar las reservas al precio antiguo”, debiendo esperar semanas a que ese precio se vea reflejado, que nunca llega a pasar porque inmediatamente después vuelve a subir y aplicarlo de inmediato.

Este ir y venir de precios, se traduce en que a día de hoy, y con una noticia que nos llegaba hoy de que el precio del barril bajaba un 27% (un 21,8% si hablamos en euros) con respecto al 2 de abril, me ha llevado a hacerme esta reflexión.

Indagando un poco, he podido llegar a obtener el precio medio en España de las gasolineras a esa fecha, 2 de abril, que estaba en 1,497 euros para la gasolina sin plomo 95 y en 1,384 para el diésel de automoción. A día de hoy, fecha de publicación del artículo, el precio es de 1,354 euros para el primero y 1,274 para el segundo. Esto se traduce en una bajada de 10,56% para la gasolina sin plomo 95 y del 8,63% para el diésel, una media de menos del 10%, algo más de 10 céntimos por litro.

Prefiero no hacerme ninguna pregunta; odio las preguntas sin respuestas lógicas. Los números no cuadran… para el consumidor; las petroleras se frotan las manos, y mientras, los bancos también se quedan con nuestro dinero, pero eso ya lo trataremos otro día.

Fuente de precios | Diésel o gasolina


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *