24 enero 2012 Cabrios, Curiosidades, Vídeos

Puedo entender que tener dinero conlleve una especie de displicencia que sea privativa de las clases adineradas, pero llegar a los extremos de dejar aparcado bajo una lluvia torrencial un Rolls-Royce Dropehead Coupe ya raya el límite de la locura. Lo que verás ha ocurrido en Australia, en donde muy poderosas han de haber sido las razones por las cuales el propietario de este “Rolls” ha tenido que dejar el coche librado a las fuerzas de la naturaleza.

Ya te imaginarás que sus interiores, hechos celosamente a mano, han quedado completamente inservibles y que todo lo que sea electrónico, como la pantalla del salpicadero, ha seguido el mismo camino. No sé cuanto pueda costar eliminar toda la humedad acumulada en alfombras, asientos, tapizados, salpicadero o circuitos eléctricos, pero mejor que vaya pensando comprarse otro coche; esto no es un móvil que se ha mojado y ya no vale el viejo truco del secador de pelo…

http://www.youtube.com/watch?v=pas2z68DiQc&feature=player_embedded

Vía | YouTube


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *