Cómo la tecnología de última generación está convirtiendo los habitáculos en altavoces

Cómo la tecnología de última generación está convirtiendo los habitáculos en altavoces

Escrito por: Mónica Redondo   @MonicaRedondoD    17 febrero 2020     4 minutos

¿Cómo la tecnología de última generación está convirtiendo los habitáculos en altavoces?

La mayoría de los fabricantes de automóviles premium han utilizado algún tipo de tecnología de sonido activa para deshacerse de la resonancia no deseada, ya sea mediante el envío de señales de cancelación de ruido a través de los altavoces o mediante el uso de soportes activos del motor para sofocar las vibraciones, especialmente en los modelos que utilizan la tecnología de desactivación de cilindros.

En el Consumer Electronics Show, Continental AG mostró un sistema de sonido inmersivo sin altavoz que ha desarrollado en colaboración con el especialista en sonido premium Sennheiser. Si bien no es un sistema de cancelación de sonido, ‘Ac2ated’, como se le llama, adopta un enfoque inusual para transmitir sonido de audio dentro de la cabina de un automóvil.

En lugar de altavoces convencionales, el sistema convierte los paneles internos del automóvil en superficies de altavoces. Continental compara la tecnología con la forma en que el cuerpo de madera de un instrumento de cuerda musical, como un violín o un violonchelo, actúa como una cámara de resonancia para proyectar el sonido mientras se toca. En este caso, las áreas de superficie seleccionadas dentro del automóvil vibran como el diafragma de un altavoz para producir el sonido.

Pequeños actuadores, unidos a la parte posterior de los paneles y fuera de la vista, excitan las superficies expuestas a la cabina para generar el sonido. Los rangos de frecuencia generalmente manejados por tamaños y tipos específicos de altavoces se producen mediante la vibración de superficies de diferentes tamaños, como la moldura del pilar A, la moldura de la puerta, el revestimiento del techo y el estante de paquetes posterior.

Así funcionan las nuevas tecnologías de audio

La tecnología de audio 3D Ambeo de Sennheiser, que produce un sonido envolvente, se ha integrado con la tecnología Ac2ated. En un nivel estrictamente práctico, el uso de superficies activadas ahorra espacio y peso. Continental dice que un sistema de audio convencional puede pesar hasta 40 kg, pero al usar superficies existentes puede reducirlo entre un 75% y un 90%.

La reducción de peso en los automóviles es crucial para reducir el consumo de combustible o aumentar el alcance de un eléctrico, y tiene un coste. Aluminio, fibra de carbono, magnesio y aceros ligeros cuestan más. Poder cortar más de 30 kg de una de las características que la mayoría de los clientes desean y terminar con un producto más deseable al mismo tiempo es beneficioso para todos los fabricantes.

Quizás aún más radical es el sistema Harman Individual Sound Zones (ISZ), que permite a cada ocupante del automóvil escuchar su propio audio sin usar auriculares.

Dos pequeños microparlantes, montados en cada reposacabezas, interactúan con las ondas de sonido de los parlantes de audio estándar para modificar lo que escucha cada persona. Además de eso, los altavoces electrodinámicos planos (EDPL), uno en el techo sobre cada pasajero, proyectan un sonido direccional hacia abajo, como un foco, para que solo el individuo pueda escucharlo.

El sistema permite a los ocupantes escuchar su propio audio sin escuchar a los demás, y solo el conductor tiene que escuchar los comandos relacionados con la conducción, como las instrucciones de navegación u otras alertas del automóvil.

El sistema también permite que los pasajeros atiendan una llamada telefónica y la comuniquen con alguien más en el automóvil. Incluso si dos personas están escuchando el mismo canal de audio, pueden configurar el volumen individualmente e incluso bajarlo si lo desean.

El Audi e-tron prototype desvela su tecnológico interior en la Royal Danish Playhouse

ISZ: una larga gestación

El ISZ de Harman tiene sus raíces en el año 2000 cuando Mercedes-Benz co-desarrolló su concepto ‘Audio Spotlight‘. Los altavoces formados por transductores ultrasónicos, un poco como sensores de estacionamiento, se montaron en el techo y proyectaron un haz de sonido hacia la persona que se encontraba debajo.

La alta frecuencia sería modificada naturalmente por el aire circundante a una frecuencia audible. Un sistema de demostración funcionó convincentemente bien.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.