Un Mercedes S 500 de 1.000 euros te puede salir mucho más caro de lo que crees

Un Mercedes S 500 de 1.000 euros te puede salir mucho más caro de lo que crees

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    8 octubre 2019     Sin comentarios     3 minutos

Lo barato sale caro y nos remitimos a este caso de un Mercedes-Benz S 500 cuyo valor era de 1.000 euros pero con una reparación detrás de 12.000 euros.

Y si no preguntádselo a Alex de Car Throttle, quien ha decidido comprar un Mercedes-Benz S 500 de la caja W220 como parte de un reto. Hace un tiempo, ya os habíamos advertido de los problemas que puede acarrear la comprar de un coche de lujo en el mercado de segunda mano. Esto se debe a que su bajo precio azotado por la devaluación no nos exenta de afrontar un mantenimiento propio de un coche que nuevo rondaba los 100.000 euros o incluso los superaba.

El canal de YouTube inglés lleva desde hace tiempo realizando una sección que francamente considero entretenida. Esta consiste en ponerse un presupuesto tope e intentar comprar con esa cantidad de dinero la mejor unidad posible de «X» segmento. En esta ocasión, Alex se ha visto en la tesitura de tener que gastar como mucho 1.000 libras -cerca de 1.200 euros- en una berlina de lujo.

Después de ser testigos de como él y sus compañeros valoraban diferentes opciones, entre las que destacaban un Lexus LS 400 y un BMW Serie 7, finalmente se decantan por un Mercedes S 500 de la caja W220. Pese a ser un coche que en el mejor de los casos tiene 14 años -su comercialización se llevó a cabo entre 1995 y 2005- contaba con una serie de soluciones y tecnologías propias de un buque insignia de una firma como Mercedes-Benz.

Mercedes S 500 Mantenimiento 1

Ni cortos ni perezosos, Alex y su equipo deciden ir a visitar al propietario del Clase S y conocer todos los detalles en directo. «Mega spec» -«Mega configuración» en castellano- es el nombre con el que se define al W220 en el anuncio con el objetivo de alardear del generoso equipamiento con el que cuenta. Sin lugar a dudas, el Clase S que hoy nos ocupa es todo un portento de lujo y exclusividad, algo que avalan los asientos con ajuste eléctrico de la fila posterior, la nevera, cortinas eléctricas o el teléfono móvil que se esconde en la guantera central.

Después de analizar en «profundidad» el coche y comprobar que todo funciona como debería, Alex paga las 1.000 libras que había acordado con el vendedor. Sin embargo y después de una visita a un taller oficial de Mercedes, el equipo Car Throttle descubre rápidamente que lo barato puede salir caro. Una interminable lista de problemas en los faros, suspensión, sistema de admisión y óxido provoca que poner a pleno rendimiento a este S 500 implique un desembolso de 11.000 libras -12.200 euros al cambio-.

Sin lugar a dudas podemos entender este reto como un mero juego de entretenimiento, pero sirve de claro ejemplo para todo aquel que se esté planteando realizar una compra similar pero que no cuente con los recursos económicos necesarios para afrontar el mantenimiento o la puesta a punto. ¿La moraleja de esta historia? Comprar un coche cuyo valor nuevo superaba las cinco cifras por un precio demasiado bueno como para ser verdad puede ser nuestra perdición.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.