Mercedes-Benz S63 AMG: Al circuito con traje de etiqueta

Mercedes-Benz S63 AMG: Al circuito con traje de etiqueta

Escrito por: Daniel Valdivielso   @valdi92    19 julio 2013     4 Comentarios     3 minutos

Los genios de AMG ya tienen a punto su última creación. Han hecho públicos todos los detalles del nuevo S63 AMG, una bestia con la máxima elegancia de la marca de la estrella.

585 CV, 900 NM, 10,1 litros a los 100. Cualquier cifra es monstruosa cuando hablamos del Clase S, pero aún más si añadimos a la ecuación otro factor. El factor AMG.

El S63 AMG se distingue inmediatamente de sus hermanos de gama. El exterior de esta gran berlina adopta nuevos paragolpes con entradas de aire más grandes y agresivas, en la trasera el plan es el mismo. Un difusor esculpido en fibra de carbono rodea las 4 salidas de escape que emiten un sonido gutural y grave, necesarias para que el propulsor respire correctamente. Las llantas de aleación son de material forjado, limitando el peso, con medidas de 20″ en ambos ejes. Un detalle que las hace muy especiales es la tapa central, que recuerda a las llantas con tuerca central usadas en la alta competición.

Mercedes-Benz S 63 AMG (W222) 2013

Para el interior, el fabricante alemán ha diseñado un habitáculo capaz de combinar la elegancia y comodidad de un Clase S con la deportividad de todo un AMG.
Siguiendo la estructura de la nueva Clase S, nos encontramos con multitud de elementos que lo diferencia del resto. Los asientos han sido rediseñados de forma que ahora son mucho más envolventes. Por supuesto, siguen manteniendo el inflado activo mediante bolsas de aire, la calefacción, la ventilación y el masaje.
Todas las molduras de madera han sido reemplazadas por fibra de carbono, que junto con los apliques de aluminio, le da al interior un aspecto de lujo deportivo.

En el centro de la consola central nos encontramos un reloj analógico IWC que da el toque clásico al conjunto. Mercedes-Benz S 63 AMG (W222) 2013La instrumentación sigue mostrándose en una gran pantalla a color que, junto a otro display de idéntico tamaño (12″), componen los sistemas de información y entretenimiento. Un detalle llamativo es el volante, que mantiene el polémico diseño de dos radios de las versiones “normales”.

El apartado técnico es sensacional. Comenzando por el propulsor, se trata del 5.5 Biturbo en arquitectura V8, con inyección directa y Start&Stop. Su potencia asciende a los 585 CV, y el par motor alcanza los 900 NM, lo que combinado con una caja de cambios automática de 7 relaciones denominada AMG SPEEDSHIFT MCT 7 permite a este monstruo del asfalto alcanzar los 100 km/h desde parado en tan sólo 4,0 segundos (versión con tracción total) o 4,4 segundos en caso de escoger la tracción trasera.
La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h.

Mercedes-Benz S 63 AMG (W222) 2013

El sistema de escape, diseñado específicamente para este modelo, cuenta con mariposas controladas electrónicamente y que se abren o cierran dependiendo de la carga y el modo de conducción. La suspensión, puesta a punto por AMG, puede montar el sistema MAGIC BODY CONTROL, estrenado en las versiones estándar, que escanea la superficie antes de pasar por encima y adapta la amortiguación en consecuencia.

La Clase S estrena, entre otros, la batería de iones de litio, que ahorra 20 kg de peso, y puede montar, en opción, el sistema de frenos cerámicos que ya estrenó el SLS AMG. Todo ello, combinado, hace del S 63 AMG un auténtico deportivo.
Sin embargo, tales prestaciones no están reñidas con la eficiencia. Gracias a todas las mejoras realizadas en materia de peso, chasis y motor, el nuevo S 63 AMG consume en ciclo mixto 10,1 o 10,3 litros a los 100 km, una cifra espectacular cuando hablamos de un vehículo de más de cinco metros de longitud, casi dos toneladas de peso, y 580 CV.
El S 63 AMG podrá adquirirse a partir de sepntiembre, con un precio que varía entre los 149.000 y los 152.000 euros.

Fuente | Mercedes-Benz

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.