Nuevos helicópteros Pegasus: ¿Cómo funciona su radar, por qué carreteras sobrevuelan y cuánto nos cuestan?

Nuevos helicópteros Pegasus: ¿Cómo funciona su radar, por qué carreteras sobrevuelan y cuánto nos cuestan?

Escrito por: Victor Alós Yus    28 julio 2014     3 Comentarios     4 minutos

Desde hace un año, los infractores de tráfico tienen un enemigo implacable del que es difícil escapar. Se trata del Pegasus, un radar aéreo, montado sobre un helicóptero que sobrevuela las carreteras españolas en busca de conductores que se saltan las normas de tráfico y que ahora tienen más difícil escapar de ser localizados y multados.

Pero ¿qué sabemos realmente del Pegasus? ¿Estás seguro de que sabes las zonas que sobrevuela, el tipo de carreteras sobre las que se centra su trabajo y sobre todo, el coste que tiene cada una de las unidades de Pegasus que sobrevuelan nuestro país? Vamos a intentar despejar esas dudas.

El radar del Pegasus está compuesto por dos cámaras de alta precisión y un software que traduce las imágenes y las convierte en los datos necesarios para realizar las mediciones. La primera cámara obtiene una imagen panorámica de la carretera y detecta los vehículos que podrían sobrepasar la velocidad máxima. la segunda cámara es capaz de ofrecer más detalle, pudiendo capturar el número de la matrícula e identificar así el coche en concreto para poder cursar la denuncia.

El sistema está desarrollado por la empresa canadiense Wescam y un equipo de diseñadores españoles y está optimizado para funcionar a unos 300 metros de altitud sobre la carretera. La distancia máxima para tomar las mediciones de forma eficaz es un kilómetro entre el helicópotero y el coche. Cuando localiza un vehículo que puede estar cometiendo una infracción, realiza tres mediciones de velocidad.

Estas, al igual que en el caso de los radares fijos, tienen un margen de error del 4%. Para hacerse una idea, el error asciende hasta el 7% en el caso de los radares móviles, pero el Pegasus mantiene una cifra reducida y bastante fiable. Además de la velocidad, la eficiente cámara de detalle puede capturar una imagen del conductor, identificando si está atento a la carretera o, por ejemplo, hablando por el móvil. Al menos, eso es lo que nos dicen desde la DGT.

El Pegasus suele volar sobre carreteras secundarias, donde están localizados muchos de los accidentes mortales que se producen en la Red de Carreteras del Estado. En las vías de doble sentido de circulación se registran el 78% de los accidentes, motivo por el cual se ha destinado al Pegasus a ellas.

Este radar tiene un coste similar a los radares fijos, aunque no han dado cifras exactas. Se estima que estará entre los 60.000 y 170.000 euros por unidad y el único que funcionó durante el año pasado estaba equipado sobre un Eurocopter EC-135. Este realizó 428 horas de vuelo en 2013 e hizo un seguimiento a 8.500 vehículos.

De estos, se ha sancionado a 1.441 conductores, que circulaban una media de 30 Km/h por encima del límite de velocidad de la vía. Estas infracciones han supuesto la pérdida de 1.280 puntos de los carnets de conducir de los sancionados, además del pago de las sanciones.

Este año se pondrán en funcionamiento hasta cinco unidades más, es decir, serán seis los helicópteros equipados con Pegasus, lo que incrementará el control sobre estas vías. Pero, ¿sale rentable económicamente el uso de estos sistemas de control de velocidad aéreos?
radar_Aereo_pegasus
Teniendo en cuenta el coste de cada radar, que ya hemos visto que podría estar entre los 60.000 y los 170.000 euros, hay que tener en cuenta que cada helicóptero solo puede volar con el depósito lleno unas dos horas de media. Cada hora de vuelo puede costar alrededor de unos 1.500 euros, incluyendo combustible y tripulación.

¿Un coste demasiado alto para realizar un seguimiento a los coches que circulan por las carreteras españolas? Podría serlo, pero los resultados obtenidos hacen pensar que puede autofinanciarse, por muy mal que sepa a los conductores que caigan bajo sus cámaras cometiendo una infracción.

Si se consigue salvar la vida de algún conductor, haciendo que modere la velocidad y extreme las precauciones al conducir, puede valer la pena tenerlos volando sobre nuestras cabezas. Pero, como siempre ocurre con el tema de los radares y el control de la velocidad en carretera, la línea que separa lo útil de lo meramente recaudatorio, es muy ténue y delicada.

Fuente | DGT – Producción propia

3 comentarios

  1. Alex dice:

    Muy sencillo:

    428 horas de vuelo a 1.500€ = 642.000 € a lo que sumar el coste del equipamiento.

    Para autofinanciarse con las 1.441 sanciones estas serían de media de 445€. Teniendo en cuenta que se pagan con el 40% de descuento, eso supone que la sanción debería alcanzar de media los 800€, Las multas de 800€ acarrean 6 puntos, que multiplicado por el número de sanciones (1.441) alcanzaría 8.646, muy lejos de los 1.280 puntos que acarrearon.

    No parece que salgan los números muy rentables. La menor retirada de puntos por exceso de velocidad es de 2. Así que para retirar 1.280 puntos, deducimos que ni siquiera la mitad de sancionados excedían tanto el límite como para acarrear retirada de puntos. Eso también indica que el riesgo que supone su infracción es cuestionable técnicamente.

    ¿salvar una vida? Sería la primera vez que un radar lo consigue. Seamos serios, las vidas las salva el sentido común, la atención de los conductores y su pericia, algo contra lo que no parece que se luche desde la DGT. No se incentiva a la gente a mejorar sus aptitudes al volante, no se plantean iniciativas con las aseguradoras para que los conductores asistan a cursos de conducción segura. Uno aprende mucho en esos cursos, sobre todo se aprende que no somos pilotos expertos y que los coches son muy difíciles de manejar en condiciones extremas. Te enseñan a frenar, que puede parecer una tontería, pero los datos son muy esclarecedores, el 60% de accidentes se podrían evitar si la gente frenase correctamente. Te enseñan a coger el volante y sentarte para poder tener la mayor capacidad de reacción en caso de enfrentarse a una situación comprometida. Sobre todo te enfrentan a ese tipo de situaciones para que aprendas a solucionarlas o a no agravarlas más. Normalmente la gente se enfrenta a ellas por primera vez en la carretera y no tiene otra oportunidad.

    Con 620.000 € podemos pagar más de 1.000 cursos de ese tipo… y seguro que salvaría más vidas que el helicóptero que en la mayoría de los casos no impide que el conductor cometa la infracción ya que no se percata de su presencia.

    • Javi dice:

      Alex,

      Yo también opino lo mismo con el tema de los cursos, que es mucho más efectivo y educativo, pero creo que no es competencia de la DGT, sino del propio conductor.

      De hecho, en los últimos años estamos viendo mayor interés por nuestra parte (los conductores) y por las marcas de coches de aprender de esta manera, a conducir y evitar accidentes, no a circular y respetar las normas de circulación.

      Estoy convencido que lo conseguiremos entre todos, es cuestión de tiempo.

  2. isidro rodriguez dice:

    Me da mucha pena q todo sea por dinero y no por ayudar al ciudadano

    q pena

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.