16 noviembre 2015 Historia, Industria

2CV_AZ_1959_cCITROEN_COMMUNICATION_GEORGES_GUYOT
Cualquiera que haya nacido después de los años 80 no habrá tenido ocasión, así en general, de haber podido disfrutar de un viaje en un Citroën 2CV. Y no saben lo que se pierden. En una época en la que los coches incluso son capaces de conducirse por sí solos, aunque sea de manera limitada por el momento, es difícil imaginar que los coches fueran tan “manuales“. Pero no hace tanto de eso y los que crecimos en los setenta y ochenta hemos podido ver a este clásico en acción.

Y es que aunque nos cueste recordar, la última unidad de este modelo salió de la línea de montaje de la planta de Mangualde, al norte de Portugal, el 27 de julio de 1990, hace solo 25 años. Este coche marcó no ya una época, sino varias. En total, fueron 41 años en los que era posible encontrar este coche en los concesionarios y unas ventas de 5 millones de unidades, en unos años en los que las ventas no eran lo que son ahora.


La fama de este modelo ha continuado a lo largo de los años y son muchos los incondicionales de este modelo que continúan cuidando y restaurando coches que han sido parte de nuestra historia. De hecho, la última reunión de aficionados al Citroên 2CV ha tenido lugar durante este mes de noviembre, en el IV Foro Exposición “El vehículo histórico: una oportunidad de futuro”.
RALLY_MARRUECOS_1970_a_cCITROEN_COMMUNICATION_GEORGES_GUYOT
Este se ha celebrado en la localidad de Arroyo de la Encomienda (Valladolid), donde se ha podido ver una extensa galería de imágenes sobre la historia del 2CV, apoyada por una serie de actividades relacionadas con el modelo. Los aficionados han disfrutado, una vez más, de la reconocible figura del coche francés.

Curiosamente, ha aparecido en videojuegos como Gran Turismo y en el cine ha sido el emblema de la vida bohemia de una Francia que se percibía como moderna y divertida. Incluso fue un “coche Bond”, gracias a su aparición en la película “Solo para tus ojos“, con Roger Moore.

El Citroën 2CV comenzó a fraguarse en el año 1935, cuando Pierre Jules Boulanger entonces jefe de Estudios de la marca quiso que se diseñara un coche que permitiera a los campesinos de Francia que se motorizaran. El desarrollo se paralizó tras la II Segunda Guerra Mundial, pero en el año 1948 supuso todo un éxito para la marca. La lista de espera para la entrega llegó hasta los tres años.
Vigo_Montaje_Finales 60
En España fue importante durante el periodo en que el país se motorizó, e incluso se pudo ver en la muy popular “Sor Citroën”. Junto al Méhari y el Dyane 6, han pasado a la historia como uno de los coches más populares de la historia de la industria automovilística europea.

Fuente | Citroën


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *