7 mayo 2013 Berlinas, Industria

destino

Uno de los vehículos más curiosos del pasado Salón de Detroit en el mes de enero había sido el Destino, sencillamente un Fisker Karma con motor V8 LS9 transplantado dentro de su vano motor y eliminado todo el tren motriz híbrido equipado por Fisker originalmente. Sin embargo, el Destino se ha encontrado con un inconveniente prácticamente insalvable: la quiebra de Fisker.

La ecuación es sencilla. Si vas a fabricar un nuevo modelo, lo menos aconsejable sería usar otro modelo de otra marca como base, porque podría suceder lo que ha sucedido con Fisker. La amenaza de la quiebra de Fisker y de no tener proveedor de carrocerías para sus modelos, ha puesto en peligro al Destino. Pero sus creadores afirman que a pesar de todo el Destino sí será construido.

De momento, parece que la compañía que construirá el Destino (y que tiene entre sus accionistas nada menos que a Bob Lutz) ha conseguido unos 20 Karma sin motor. También anuncian que trabajarán con Fisker para intentar adquirir todos los vehículos que han quedado en stock y de conseguir que otros propietarios de Fisker Karma quieran reemplazar el motor híbrido por el V8. Algunos dueños de Fisker Karma se han acercado a la firma que fabricará el Destino, para preguntar el precio de una conversión de híbrido a V8 gasolina que costaría unos 75.000 euros.

Al mismo tiempo, el Destino cambiará de motor. Ya no será el V8 LS9 que al principio se había anunciado, sino que será otro V8 de GM (precisamente de Cadillac) con 90 caballos menos, en razón de que la transmisión automática con la que contaban no soportaría el par motor del V8 del Corvette ZR1.

Vía | Wards Auto


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 mayo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *