8 junio 2012 Seguridad

Entre lo más importante que siempre debemos tener como Dios manda en el coche, es el sistema de dirección. Si bien no es un sistema que sea demasiado complicado en funcionamiento y que cuente con muchos componentes, dichos componentes deben contar con el cuidado necesario para que el coche no nos dé una desagradable sorpresa mientras transitamos por carretera.

Aunque parezca raro, lo básico que se debe tener en buen estado para que la dirección trabaje de manera efectiva son los amortiguadores. Los delanteros cargan todo el peso del coche hacia uno u otro lado en las curvas, de manera que si adelante todavía tenemos montados esos amortiguadores que compramos hace cinco años, poco harán para que evitemos una pérdida de control en una maniobra extrema o cuando transitemos sobre firme irregular. Pero además de los amortiguadores, hay factores mucho más sensibles que ponen en juego nuestra seguridad a la hora de mover el volante.

La alineación del coche es otro tema al cual deberemos prestarle suma atención. Aqui también entra en juego el estado de los neumáticos, que se verán seriamente afectados si vamos con la dirección desalineada, de manera que si has llegado a extremos de transitar con el coche desalineado por mucho tiempo, tendrás que reemplazar también los neumáticos; los neumáticos de un coche desalineado pueden llegar a presentar un desgaste tan irregular en casos extremos, que podremos ver que uno de los lados de la banda de rodadura puede estar en las lonas, mientras que el otro lado está como nuevo…

Además, con todos los baches en las calles y carreteras, el pan nuestro de cada día, la alineación de la dirección se va resintiendo poco a poco hasta que llega el momento en que podemos notar, simplemente con girar el volante, que la dirección no está correctamente alineada, o bien que el coche “tira” hacia un lado o hacia el otro cuando soltamos el volante yendo en línea recta (ojo que aqui también pueda deberse a una rueda más hinchada que la otra).

De manera que los síntomas típicos de una dirección que no está correctamente alineada se harán notar y es difícil no advertirlos. Vale aclarar que después de hacer una reparación importante a cualquier componente de la dirección o de la suspensión delantera, el coche debe ser llevado al taller para alinear; es conveniente también hacerlo cuando compramos neumáticos nuevos, ya que todavía no se ha visto afectada su banda de rodadura por el defecto de pisado del coche.

Recuerda que además de que la dirección es uno de los componentes en los que nos va, literalmente, la vida si sufrimos un accidente, por lo que su correcto mantenimiento y la alinación de las ruedas es uno de los mantenimientos que mejor relación dinero invertido/dinero ahorrado tiene de todos los que se hacen sobre el coche.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La dirección del coche y sus posibles problemas « Blog de Auto Turistica Iberica 9 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *