2 septiembre 2012 Curiosidades

Querría buscar las palabras exactas para describir con acierto lo que he sentido al ver el vídeo que tenéis bajo estas líneas. Normalmente, suelo encontrar alguna palabra que describa mis sentimientos. Normalmente. Esta vez no soy capaz; es imposible. Hay sentimientos que no se pueden describir. Algunos os preguntaréis porqué dicen aquello de que los pilotos están hechos de otra pasta. No es estar hecho de otra pasta, es amar lo que haces. Es amar este mundo de dos ruedas que nos hacen soñar cada noche.

Querer es poder. Cuando de verdad quieres algo luchas por ello hasta que lo consigues. Pero para ello hay que tener determinación y, perdonen la expresión, tenerlos bien puestos. Este señor se llama Alan Kempster. Un señor que ama el motociclismo. Un señor que, cuando le amputaron los miembros izquierdos a causa de un accidente, no se vino abajo y buscó todos los medios posibles para continuar haciendo su vida; para continuar montando en moto.

Nunca. Nunca perdió la motivación. Con el número ½ en su carenado supo ganar la primera carrera en la que se presentó. Con el número ½ me ha conquistado, os lo prometo. Personas así hacen el motociclismo; personas así SON el motociclismo.

Vía | asphaltandrubber


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *