28 diciembre 2015 Rally

barreda

El piloto Joan Barreda es uno de los favoritos de la próxima edición 2016 del rally más duro del mundo, del Dakar, así que hay mucha expectación por ver al joven piloto en acción en una edición en la que no tenemos campeones en la prueba.

Aunque el año 2015 ha sido complicado para el de Torreblanca a nivel de lesiones, pero con mucho trabajo y esfuerzo llega a la cita anual bastante preparado, aunque no al nivel que le hubiera gustado; pero sigue siendo uno de los favoritos para la prueba más dura del mundo.

A continuación no os perdáis las declaraciones de Joan Barreda ante la edición 2016 del Dakar:
¿Cómo valoras tu 2015?

Ha sido un año complicado. Este verano tuve una lesión fuerte y, por suerte, puede recuperarme rápido. Pero, en el Rally de Marruecos volví a tener otro percance en el hombro y la cosa se complicó.

¿Cómo llegas a esta edición del Dakar?

Aunque se haya complicado el año, el objetivo principal es estar al 100%. Para ello, estoy trabajando a contrarreloj con un programa intenso de quilómetros encima de la moto, con el “fisio” y con el entrenador, para recuperar las lesiones y trabajar bien el físico. En este aspecto, es donde siento que he hecho bien el trabajo y espero llegar al 100%.

¿Cómo ha sido este entrenamiento específico?

El principal objetivo ha sido recuperar al 100% la sesión y subir a la moto sin molestias en el hombro. Estoy contento. La semana pasada ya me subí a ella y he tenido buenas sensaciones debido al buen trabajo del día a día. Los primeros dos días no tienes tan buen “feeling”, pero poco a poco, me he sentido bien y el trabajo físico que hemos realizado ha valido la pena. Ahora, hay que trasladar toda esa buena forma física que hemos conseguido encima de la moto. Me siento satisfecho y espero que podamos sacar provecho de todas esas horas de trabajo que hay detrás.

Respecto a la altitud, ¿qué tipo de programa has seguido para prepararte?

La altitud no es nueva y llevamos trabajándola desde hace unos años. Por ello, decidí trasladarme a vivir a Andorra y eso fue una decisión muy acertada. Vivir a 2000 metros de altura es algo que favorece muchísimo para estas últimas ediciones del Dakar, que se corre a alturas muy elevadas. Al final es vivir ahí, entrenar, esquiar, salir en bici… Es entrenar y pasar horas en las alturas para aclimatarse. Yo noté un cambio muy fuerte, porque antes vivía a nivel del mar y, en las primeras ediciones del Dakar, lo pasé mal. Ahora, las alturas ya no suponen un “hándicap” para mi.

¿Cómo planteas esta edición del rally más duro del planeta?

Siento que tampoco tengo que hacer muchos cambios con el planteamiento del año pasado. Al final hay tres cosas importantes: ser rápido para ganar el rally, hacer un rally sin errores y hacer un rally inteligente llevando a cabo una buena gestión. Es algo que ya hice el año pasado, donde al final no pude terminar donde quería por un problema mecánico, pero si que me sentí satisfecho con el trabajo realizado. Este año será algo parecido y hay que ir a buscar la carrera, porque no te va a venir. Pero desde un punto de vista más precavido, con 5 años de experiencia y con un bagaje de haber estado día a día, etapa a etapa, luchando y trabajando con pilotos buenísimos como Marc Coma o Cyril Despres, espero que dé sus frutos. Hay que esperar mi momento y este Dakar me tengo que centrar en no cometer errores.

¿Qué le pides al 2016?

Le pido salud, que es lo más importante. Al final, esto es un sueño que llevo persiguiendo desde pequeño, pero me siento muy satisfecho de lo que he conseguido y de donde estoy. Es algo que valoro cada día. Me siento muy afortunado de la posición, del equipo y de poder disfrutar cada día que salgo al desierto. Es algo que realmente siento. Al 2016, simplemente le pido salud.

Fuente | Joan Barreda press


También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *