24 noviembre 2011 Eventos, Yamaha

En nuestro repaso a lo más destacado del Salón de Milán, hoy veremos las novedades que llevó la marca japonesa Yamaha, con un modelo que causó gran expectación.

Yamaha aprovechó el EICMA para presentar su renovado scooter Tmax. Y todo ello con la vista puesta en los que serán sus rivales más directos, el Honda Integra y los BMW C600S y C650GT. Y para ello ha renovado su buque insignia en varios aspectos.

Tras más de 180.000 Tmax vendidos, y tras su último “lifting” de 2009, Yamaha tenía que remodelar este scooter que revolucionó el mercado de su categoría. Su colín respingón e intermitentes nos recuerdan a la R1. Por delante los faros son de menor tamaño.

Le ha subido la cilindrada a 530cc, cosa que ya le estaban pidiendo muchos usuarios, que consideraban que se quedaba algo corto de motor. Su nuevo basculante es de aluminio y su transmisión secundaria es por correa dentada, lo que es novedad en su segmento.

Todo ello está enfocado a conseguir un mayor par motor y conseguir más aceleración, bajar su peso (en seco declaran 200 kilos) y que la potencia llegue a unos buenos 46cv. Para disfrutar de él, aun tendremos que esperar unos meses, ya que se espera su llegada a los concesionarios para el mes de enero.

Otra novedad es la nueva Yamaha Xenter de 125cc y rueda alta, una moto que llega para luchar directamente con la superventas Honda Scoopy. Cuenta con suspensión posterior progresiva y unas líneas muy suaves y redondeadas. Sin olvidar tampoco la renovada YZF-R1, que incorpora como novedad más destacada un sofisticado control de tracción.

Fotos | Yamaha


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *