2 octubre 2012 Industria

Sacar partido de los cada vez más pujantes mercados emergentes es una cosa, pero por lo que veo Nissan planea una solución que es poco menos que desesperada y resulta hasta increíble. Carlos Ghosn ha comentado que la marca piensa comenzar a trazar las primeras líneas de una gama de coches que costarían menos de 4.000 euros.

Te imaginarás que un vehículo de ese valor será un coche literalmente sin nada. Es decir, te podrás dar por contento si el coche trae volante, ruedas y pedales. Sin embargo, Ghosn ha comentado que esta es la solución que les dará una porción extremadamente importante del mercado de países emergentes.

Dichos coches, que saldrían al mercado en 2014 bajo la marca Datsun, no contarán con ningún sistema de seguridad, ni siquiera con airbags y serán mini-coches extremadamente básicos, al estilo del Tata Nano. Y si damos crédito al artículo del Wall Street Journal, ni siquiera contarán con silenciadores en los escapes(sic).

Para más nervio de los que estamos verdaderamente interesados en que los aspectos de seguridad en un coche sean importantes hasta en los mini-coches, Nissan ha dicho que en principio no los venderán en los países de Europa o EEUU, pero que podrían llegar eventualmente. Vamos, que podrían llegar si las ventas siguen como están ahora.

La idea de Ghosn no fue bien recibida por toda la cúpula de Nissan, ya que algunos opinan que este es un error garrafal, “tan grande como el del Nissan Leaf”. Otros opinan que Ghosn se equivoca al pensar que en los países en desarrollo la gente se compraría cualquier coche, sino que es todo lo contrario; a pesar de que sus legislaciones no exigen los mismos requisitos, los clientes en países en desarrollo no aceptarían coches “a medio armar”.

Vía | Wall Street Journal


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *